El PNV ha cuestionado hoy al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, al que ha definido como un «aprediz de brujo» al que «se le ha ido la mano con el ‘Quimicefa’ -el juego infantil de combinaciones químicas- y se ha quemado». También le ha reprochado que niegue que en catalauña «existe un conflicto político» y se escude en problemas de orden público y convivencia.

Así lo han asegurado hoy el presidente de la formacion, Andoni Ortuzar, y el candidato y actual portavoz del Congreso, Aitor Esteban, quienes han comparecido junto a la Ría de Bilbao acompañados de los candidatos al Congreso y al Senado para el 10-N del PNV. Todos ellos han escenificado un equipo de regatas junto a la trainera del partido que «remarán sin atajos» por la defensa de los intereses de Euskadi en Madrid.

Ortuzar ha alertado del riesgo de que el escenario político se agrave para el autogobierno vasco, «se ciernen nubarrones sobre nuestro autogobierno», ha dicho, amenazas que crecen «a cada encuesta que conocemos». Ha presentado al PNV como la única formación con capacidad para «condicionar la política del Estado en favor de Euskadi».

Ha recordado que el PNV ha sido capaz en los últimos meses de «sacar cosas de debajo de las piedras» gracias a sus negociaciones en la Cámara Baja, «como los terrenos de Lemóniz», recientemente entregados a la Adminitración vasca tras el acuerdo que los nacionalistas cerraron con el Gobierno de Mariano Rajoy y que ahora ha ejecutado el Ejecutivo de Sánchez.

Tras él ha intervenido el cabeza de lista por Vizcaya, Aitor Esteban, actual portavoz del PNV en el Congreso, quien ha apuntado que su partido estará presente en Madrid «como los arponeros en Terranova», para «cazar ballenas» en forma de transferencias «y traerlas a puerto, a Euskadi».

Esteban ha señalado que «vienen tiempos complicados de recentralización» y para asegurarlo «no hay más que escuchar los discursos», ha afirmado. Se ha dirigido directamente contra Pedro Sánchez al que ha reprochado que en la crisis en Cataluña «niegue que hay un conflicto político y hable de un problema de convivencia.

Ha destacado que no basta con estar en el Congreso, sino que que es esencial «saber esquivar escollos» y tener interlocución e influencia, «no basta con correr mucho o gritar mucho». Por ello, ha señalado que el PNV trabajará fundamentalmene para dar estabilidad institucional y orietarla en beneficio de la sociedad vasca.