Pablo Iglesias quiere pisar el acelerador en los pocos días que quedan hasta las elecciones del próximo domingo. El objetivo: atacar a Pedro Sánchez y obtener el mayor caudal de votos posible entre los indecisos de la izquierda. «La gente socialista es de izquierdas y no quiere ver a su partido haciendo las políticas económicas del PP, que sabe que el único voto posible para que haya un Gobierno de izquierdas es el de Unidas Podemos», ha lanzado en un mítin en Valencia, una circunscripción importante para los morados.

La estrategia de Podemos es alentar el riesgo de un Ejecutivo salido de las urnas compuesto de PSOE y PP, algo que, en opinión del de la Complutense, solo daría más alas a la extrema derecha. «Son las políticas económicas de Merkel, de Montoro o de Calviño las que traen los Abascales. La inseguridad la generan las casas de apuesta, la falta de empleo, la ausencia de vivienda. Que no nos digan que se puede frenar a la extrema derecha con las políticas del PP o con la mochila austriaca».

Ataque a los medios

Iglesias ha recordado su cara a cara con Santiago Abascal. «Hay un debate en los medios, que es si debemos contestar los políticos a las mentiras de Vox». «A buenas horas», ha dicho a continuación, «después de haber estado empujando los marcos de la extrema derecha durante tantos meses los mismos medios, diciendo que la inmigración es un problema de seguridad e inflamando Cataluña. Para mi fue un orgullo como demócrata decirle a Abascal que los fascistas no nos dan ni media lección de ser español».

«¿Cuántas veces nos dijeron que era una locura subir el SMI a 900 euros? Hoy ninguna fuerza política se atreve a proponer un salario mínimo por debajo de ese umbral. ¿Os imagináis lo que haríamos dentro de un Gobierno?», ha manifestado. Iglesias ha criticado que se tilde de «constitucionalistas» a PP, PSOE, Ciudadanos o Vox y no ha ellos. «¿Quién fue el único que habló de artículos de la Constitución? Defender la patria no es sacar la bandera más grande ni atacar al que habla diferente?».