Su nombre ya había sonado durante las fallidas negociaciones de julio, pero vuelve a estar sobre la mesa. Manuela Carmena, que hizo campaña por Íñigo Errejón en la recta final de campaña, está en la terna de candidatos a ministros u otros cargos que maneja el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez.

La ex alcaldesa de Madrid, que rompió hace aproximadamente un año con Podemos y con la marca de Ahora Madrid para fundar Más Madrid junto a Errejón, fracasó en su intento de repetir en Cibeles. Se retiró a las tertulias de radio y a su tienda de Malasaña, donde vende ropa infantil tejida por presidiarias y mujeres excluidas del mercado laboral.

Me veo con fuerzas, pero supongo que esto está relacionado con la salud», dijo en septiembre

Cuando la preguntaban por su salto al Gobierno, decía que nadie todavía la había contactado. «¿Que si me siento con fuerza para desempeñar una determinada responsabilidad? Supongo que sí», declaró a El Independiente en septiembre. «Cuando me eligieron alcaldesa, dije ‘pues vamos a ver’. Ahora me siento muy bien, pero no sé cómo estaré dentro de medio año o de un año… Supongo que esto no está relacionado con la edad, sino con la salud».

Ahora vuelve a estar en las quinielas, revelan fuentes del PSOE. En el primer Gobierno de coalición de izquierdas de la España democrática, su papel como regidora es muy apreciado desde Moncloa. Sánchez ha alabado a Carmena en numerosas ocasiones y la quiere tener a su lado de ministra, aunque la ex magistrada se resiste y dice que prefiere la Defensoría del Pueblo, un cargo mucho más simbólico que efectivo.

Sánchez la quiere en el Consejo de Ministros pero ella prefiere la Defensoría del Pueblo

Voces en el PSOE aseguran que Sánchez la quiere en el Consejo de Ministros, por el predicamento que Carmena profesa entre un amplio sector progresista. La ex jueza no es santo de la devoción de la coalición UP: los de Iglesias atribuyen a aquella alianza fraguada en casa de Carmena (en la que ella sufrió un accidente doméstico y se rompió el tobillo) con el ex número dos y cofundador de Podemos la pérdida del ayuntamiento capitalino o el fracaso en las elecciones autonómicas. Pero Podemos no está en condición de poner vetos.

Además, la relación de Carmena con la dirección de Más País se habría enfriado en los últimos meses. En el reducido círculo de Carmena se la dice que parte de su derrota, a pesar de quedar primera destacada, fue producto de una ruptura innecesaria y de una estrategia descabellada. Pero ella acudió a los mítines de cierre de campaña y se dejó grabar en un vídeo junto a Errejón, que por supuesto no pondría ninguna traba a su presencia en el Gobierno.

La presencia de Higueras

A Errejón, además de Joan Baldoví de Compromís, le acompaña Marta Higueras, la segunda candidata de Más País que obtuvo representación. Higueras fue Teniente de Alcaldesa de Madrid la pasada legislatura y es inseparable de Carmena. Los partidos nacionalistas e independentistas no la ven con malos ojos: en lo peor de la crisis del procès, en septiembre de 2017, la entonces alcaldesa cedió una sala gratis en el Espacio Matadero a un colectivo independentista bajo el lema madrileños por el derecho a decidir. Ella defendió la cesión alegando que todas las ideologías pacíficas tenían cabida bajo su Corporación.