El portavoz del PP en el Senado, Javier Maroto, ha protagonizado una tensa escena en la Asamblea Nacional de Venezuela, donde ha sido increpado por diputados chavistas, que trataban de interrumpir su discurso al grito de «fascista». El senador popular se estaba pronunciando a favor del presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, y ha prometido impulsar más sanciones individuales para los altos cargos del régimen chavista.

«Queremos apoyar al presidente Guaidó y al pueblo venezolano que no está representado por quienes gritan, calumnian y mienten. Leemos el odio en esas caras. ¡Cada grito pronunciado por ellos es la indignidad!», ha exclamado Maroto desde la tribuna, elevando el tono para hacerse oír sobre los gritos e insultos de los diputados chavistas.

Entre acusaciones de ‘fascistas’, otros miembros de la Asamblea han empezado a aplaudir la intervención del parlamentario español, que ha coreado junto a ellos ‘libertad, libertad’. «Vamos a adquirir el compromiso para que gente así pueda sufrir también sanciones individuales adicionales que hoy no están siendo tomadas», ha afirmado Javier Maroto a continuación.

El portavoz ‘popular’ ha asegurado también que fuera de Venezuela hay una mayoría que «sólo escucha las voces moderadas» que defienden elecciones presidenciales «libres», que «devuelvan la democracia a este país».

Mientras los gritos de la bancada chavista arreciaban, Maroto ha recalcado que el mensaje que representa Juan Guaidó se escuchará «en la UE y en todos los foros donde España tenga una voz».

También ha tomado la palabra en medio de los abucheos el diputado Juan Ignacio Echániz, quien ha asegurado que lo que estaba ocurriendo en la Asamblea «es lo que nunca se ve en un parlamento democrático, porque el parlamento es la casa de la palabra».

«Alerta que camina, la espada de Bolívar…»

Según informan los medios locales, al término de la intervención de Maroto y Echániz, diputados chavistas y de la oposición han intercambiado nuevamente insultos.

Asimismo, el diputado del PSUV Julio Chávez ha replicado a Maroto que «si cree que su amenaza (de sanciones) va a hacer mella en el pueblo, están equivocados». «Váyanse con su injerencismo a formar gobierno en España, al pueblo de Chávez y Bolívar no le imponen nada. Váyanse al carajo», ha agregado, mientras su bancada de acólitos cantaba: «Alerta, alerta, alerta que camina, la espada de Bolívar por América Latina».

Los parlamentarios españoles llegaron este lunes a Caracas, un viaje del que habían informado al Ministerio de Asuntos Exteriores, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Oficina de Información Diplomática. Entraron en el país con sus pasaportes sin ninguna dificultad para participar en la sesión de la Asamblea de este martes, junto a representantes parlamentarios de Italia, Suiza, Costa Rica o Argentina, y permanecerán en el país hasta mañana miércoles.