Política

Cunillera avisa: "Los que se saltan las reglas no forman parte del debate democrático"

Quim Torra planta a Batet y Cunillera porque la Constitución "es una herramienta que justfica la represión"

Teresa Cunillera y Quim Torra, el pasado 23 de julio en el Palacio de la Generalitat.

Teresa Cunillera y Quim Torra, el pasado 23 de julio en el Palacio de la Generalitat. EP

En plena negociación de la investidura entre PSOE y Esquerra Republicana, y mientras Adriana Lastra se reunía en el Congreso con la líder de JxCat, Laura Borràs, la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera ha reivindiicado la vigencia de la constitución advirtiendo de que el «tratamiento político a un problema político» que reclaman los indepednentistas implica dialogar «dentro de la ley».

«Los que se saltan las reglas no forman parte del debate democrático» ha advertido Cunillera en un acto de celebración del 41 aniversario de la Carta Magna en el que, como ya es habitual, solo habia representantes de los partidos de ámbito nacional: PSC, PP, Cs y Vox. Ni siquiera los comunes han hecho acto de presencia finalmente, anque dos de sus nuevas diputadas en el Congreso habían confirmado inicialmente su asistencia. Sí ha acudido a la cita el ex jefe de los Mossos d’Esquadra durante la aplicación del 155, el comisario Ferran López.

Torra planta a Batet y Cunillera

Quim Torra ha ido más allá, haciendo pública una carta en la que anuncia su rechazo a las invitaciones tanto de Cunillera como de la nueva presidenta del Congreso, Meritxell Batet. EL presidente de la Generalitat asegura que declina participar en ambos actos porque la Carta Magna «es una herramienta que justifica la represión» y añade que «no representa a la mayoría de los catalanes».

Torra se suma así a la «tradición» implantada ya en tiempos de Jordi Pujol, añadiendo, eso sí, la descalificación a la Carta Magna hecha pública a través de la Agencia Catalana de Noticias.

En este contexto se inscribe el discurso de Cunillera, en el que la delegada ha combinado repetidas apelaciones al diálogo para conseguir un Gobierno de progreso y estable en España, con claras advertencias al independentismo.

Cunillera ha empezado por reivindicar que España disfruta de un «sistema democrático consolidado» y que «pese a criticas interesadas de algunos, vivmos en una democracia de de calidad». En este contexto ha advertido de que para «proteger» la Constitución debemos mantener esa vigencia «de todos y para todos» que no excluya a los colectivos minoritarios, entre los que ha destacado a los inmigrantes.

«Nadie puede pretender hacer una Espanya grande, haciéndola pequeña» ha señalado. «De la misma manera que nadie puede pretender hacer de Cataluña un Estado independiente excluyendo a la mayoría de su población y sin respetar el marco constitucional».

Cunillera ha recordado que en la democracia «las formas lo son todo» y ha advertido a los independentistas. La delegada y dirigente socialista ha insistido en la necesidad de diálogo, pero ha dejado claro que en este debate «no hay lugar para quienes atacan la esencia democrática de nuestro Estado» ni para quienes «retuercen las formas porque no les gustan las reglas del juego».

«Quienes por una aspiración legítima se saltan las reglas, no forman parte del debate democrático» ha señalado Cunillera, quien ha concluido que «la apuesta es clara: un diálogo político democrático en y desde la Constitución». En otras palabras, ese «dentro de la ley todo, fuera de la ley nada» que ha tomado prestado de Pedro Sánchez para aclarar que el diálogo político sobre un problema político que reclama Esquerra sólo puede tener lugar en este terreno de juego.

Diálogo para «desinflamar»

Pese a estas prevenciones la delegada ha insistido en que «nadie debería asustarse ante el diálogo» porque a su juicio es «el único camino para desinflamar posturas, para avanzar sin dejar a nadie atrás ni excluir a ningún territorio».

Ha reclamado, eso sí, hacerlo al margen de los sentimientos, para evitar la confrontación en la que vive la política catalana. «Si nos enfrascamos en discusiones sobre la épica de los símbolos y las esencias, no podemos esperar más que conflicto» ha advertgido, porque «en política, cuando hablamos desde los sentimientos y no desde la razón, el acuerdo se hace imposible».

Te puede interesar

Comentar ()