Podemos pone piedras en el camino de la investidura. Después de un mes de silencio, precisamente para no obstaculizar la formación de un Gobierno de coalición, la agenda judicial de este jueves respecto al independentismo catalán ha provocado la reacción de algunos de sus dirigentes.

Dos de ellos, que forman parte de las quinielas sobre los ministros, han atacado a la Justicia española y han pedido la libertad para los presos separatistas. Se trata del coordinador general de IU, Alberto Garzón, y del dirigente de los comunes y Jaume Asens. Éste último, ex teniente de alcalde en Barcelona y diputado de En Comú Podem, es una persona políticamente muy cercana a Pablo Iglesias, que pretendía hacerlo ministro a pesar de que Pedro Sánchez citaba las palabras de Asens en campaña electoral para demostrar por qué Podemos no podía entrar en el Ejecutivo.

En plenas negociaciones para formalizar esa coalición, Asens vuelve a lanzar un mensaje muy delicado para el PSOE: «Es el momento de la política». «Europa deja en evidencia al Supremo. Necesitamos a los presos en libertad para salir definitivamente de la excepcionalidad política», ha asegurado en Twitter.

«La justicia europea ha vuelto a demostrar lo que para muchos de nosotros es evidente: hay un problema grave porque las altas instancias del poder judicial destilan un ciego ultranacionalismo que les impide cumplir con la imparcialidad requerida». La frase, publicada a raíz de la sentencia del TJUE reconociendo la inmunidad de Oriol Junqueras como eurodiputado, es del Twitter de Alberto Garzón, coordinador federal de IU.

Garzón es, además, uno de los candidatos más serios dentro de Unidas Podemos a ocupar un ministerio en el inminente Gobierno de coalición. Se habla de dividir el Ministerio de Industria y darle una porción al líder de IU o de asignarle una Secretaría de Estado, que podría ser la de Empleo.

Tras estos pronunciamientos ha sido Pablo Iglesias quien ha intentado suavizar la situación. También con un mensaje en la red social Twitter, el líder de Podemos ha pedido «inteligencia política» al independentismo para abrir «una nueva etapa de diálogo hacia la reconciliación que necesita nuestro país».