Política

"Si la Abogacía del Estado pide la libertad de Junqueras haría el ridículo más espantoso"

Edmundo Bal, destituido por Pedro Sánchez como jefe del área penal de los servicios jurídicos del Estado, rechaza que el fallo del TJUE suponga la nulidad del juicio del ‘procés’ y dice que Junqueras dejó de ser diputado cuando el TS dictó la sentencia

El diputado de Ciudadanos Edmundo Bal, abogado del Estado en excedencia.

El diputado de Ciudadanos Edmundo Bal, abogado del Estado en excedencia. EP

El diputado de Ciudadanos Edmundo Bal considera que la Abogacía del Estado «haría el ridículo más espantoso» si pide al Supremo que ordene la puesta en libertad de Oriol Junqueras tras la sentencia por la que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha reconocido la inmunidad parlamentaria del ex vicepresidente catalán y que se le debió dejar que saliera de prisión provisional para recoger su acta de eurodiputado.

En declaraciones a El Independiente, Bal –destituido por el Gobierno de Pedro Sánchez el pasado mes de noviembre como jefe del departamento penal de la Abogacía del Estado por sus discrepancias en la causa del procés– dice desconocer qué postura van a defender los servicios jurídicos del Estado en el escrito que deberán presentar en el plazo de cinco días ante el Supremo, pero tiene claro que de la sentencia del TJUE no se deriva la nulidad del fallo por el que el Alto Tribunal español condenó el pasado 14 de octubre a penas de prisión a Junqueras y a otros ocho procesados.

ERC ha pedido la nulidad del juicio del procés y la puesta en libertad de su líder, mientras que la Fiscalía ha manifestado ya su oposición a la excarcelación y ha pedido al Supremo que se dirija al Parlamento Europeo para remitirle la sentencia dictada contra Junqueras a fin de acordar su inhabilitación inmediata como eurodiputado. Quedan por posicionarse la Abogacía del Estado y la acusación popular ejercida por Vox.

«La Fiscalía ha hecho lo correcto pidiendo la confirmación de la inhabilitación», mantiene Edmundo Bal, para quien el juicio al que se sometieron los 12 dirigentes independentistas es «perfectamente válido» y no se pone en solfa en la sentencia de la Gran Sala del Tribunal de Luxemburgo. 

En este sentido, el penalista hoy en las filas de Ciudadanos insiste en que el TJUE ha resuelto una «cuestión prejudicial» en relación con la medida cautelar de prisión provisional, situación en la que se encontraba Oriol Junqueras cuando se celebraron las elecciones europeas el pasado 26 de mayo. «Desde que la sentencia del Supremo ganó firmeza, Junqueras perdió automáticamente la condición de diputado europeo. No sé si el Supremo la comunicará, pero el efecto es claro. No es diputado hoy», explica.

Protocolo de la Unión Europea

Bal recuerda que, en aplicación del protocolo número 7 de la Unión Europea, la inmunidad sólo se reconoce «por hechos que se han realizado como diputado europeo» y no tiene carácter retroactivo respecto a actuaciones anteriores. «Lo que digo se subraya porque el Tribunal Supremo español dice que, si se ha dictado ya auto de procesamiento, no hay que pedir ni suplicatorio», añade.

El ex jefe del departamento penal de la Abogacía del Estado sostiene que la sentencia del TJUE no despliega «absolutamente ningún» efecto jurídico sobre Carles Puigdemont -fugado a Bélgica y a la espera de que el Tribunal de Primera Instancia de Bruselas resuelva la última euroorden formulada por el Supremo para poder juzgarlo por la comisión de delitos de sedición y malversación de caudales públicos- «por la propia definición de lo que es una cuestión prejudicial».

«Cuando la sentencia del TS ganó firmeza, Junqueras perdió automáticamente la condición de diputado europeo. El efecto es claro», sostiene Bal

En su opinión, tendrá que ser el Parlamento europeo el que decida si el ex president de la Generalitat puede adquirir la condición de diputado, pero avisa de que, «si pone un pie en España, se va a la cárcel de cabeza». Ésta es la misma posición que mantiene la Fiscalía del Tribunal Supremo.

En la tarde de este jueves, tan sólo unas horas después de que el TJUE dictara la sentencia, la Eurocámara ha comunicado a Puigdemont y al ex conseller también fugado Toni Comín que les levanta la prohibición de entrada a la institución que les impuso cuando el Supremo reactivó la euroorden contra ellos el pasado mes de octubre.

Los dos políticos independentistas han expresado su deseo de llevar a cabo los trámites necesarios para ser acreditados como eurodiputados a la mayor brevedad posible, si bien no han aclarado si lo harán de inmediato acudiendo a la sede de la Eurocámara en Bruselas o esperarán a que les convoque la institución.

Comentar ()