Política

El fallo del TJUE deja a la Justicia española "vendida" al independentismo

El alcance de la inmunidad desde el momento de las elecciones da poco margen a los tribunales para juzgar y condenar al ex presidente catalán Carles Puigdemont

Tribunal Supremo

Fachada del Tribunal Supremo.

La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de este jueves, que dictó que Oriol Junqueras goza de inmunidad desde que fue elegido europarlamentario en las elecciones del 26 de mayo, ha supuesto un duro revés para la Justicia española. Sobre todo, por los efectos que tendrá para el ex presidente catalán Carles Puigdemont.

Fuentes jurídicas consultadas por este diario no esconden el escaso margen de maniobra que tienen a partir de ahora los tribunales españoles contra los líderes independentistas que pusieron en marcha el referéndum del 1-O. «Nos deja vendidos», han llegado a confesar. Pero, ¿cómo se ha llegado a este punto y cuál es el futuro más próximo? Intentamos dar algunas claves.

¿Debe quedar en libertad Junqueras?

El fallo del TJUE no supone ningún reproche contra la condena del Supremo a Junqueras por sedición y malversación tras el juicio del procés ni contra su prisión en cumplimiento de dicha condena. Lo que dice la sentencia es que antes de ser condenado, cuando fue elegido europarlamentario, el Supremo debió dejarle salir de la cárcel para recoger el acta en el Parlamento Europeo porque tenía inmunidad desde la noche de los comicios.

Sin embargo, ahora el Supremo está en un brete: si no deja salir a Junqueras ya condenado a recoger su acta no estaría cumpliendo con lo que dicta la sentencia del TJUE y le serviría en bandeja un recurso frente al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por vulneración de derechos fundamentales.

Si le deja salir, inmediatamente tendría «inmunidad de desplazamiento vinculada a la condición de miembro del Parlamento Europeo». Para revocar dicha inmunidad, el Supremo debería elevar un suplicatorio a la Cámara europea que tardaría en resolverse hasta un año.

¿Fue necesario preguntar al TJUE?

Algunas fuentes jurídicas consultadas por este diario consideran que el «error» del Tribunal Supremo que ha llevado a que el Tribunal de Luxemburgo de la razón al ex vicepresidente catalán estuvo en que la Sala de lo Penal planteara una cuestión prejudicial.

Los magistrados ya habían tomado la decisión de no dejar salir de prisión a Junqueras para recoger el acta por la cercanía de la sentencia contra él y ante el riesgo de fuga. Plantearon la cuestión prejudicial pero dictaron la sentencia sin haber recibido la respuesta a dicha cuestión al considerar que no incidiría en la condena. Por lo tanto, las fuentes consultadas no llegan a entender por qué se hizo.

Puigdemont, el más beneficiado

Junqueras ya está condenado y la sentencia del TJUE no tendría por qué afectar directamente a su situación de preso en cumplimiento de condena. A quien sí ha beneficiado ya es a Carles Puigdemont. El Parlamento Europeo le ha permitido recoger su credencial provisional de europarlamentario, puesto que a él también se le considera inmune desde el momento en que resultó elegido.

Dicha inmunidad que le permite la libertad de movimiento también implicará, según han adelantado fuentes jurídicas a El Independiente, la retirada de la euroorden por parte del juez del Supremo Pablo Llarena contra él.

Comentar ()