Política

ERC puede facilitar la investidura antes de Reyes si hay un "gesto" de la Abogacía

Algunos cuadros reclaman una nueva consulta interna sobre el resultado de la negociación con el PSOE pero la dirección lo rechaza

logo
ERC puede facilitar la investidura antes de Reyes si hay un "gesto" de la Abogacía

Congreso de ERC. EFE

Resumen:

Esquerra podría avalar la investidura de Pedro Sánchez antes de Reyes. Así lo apuntan algunas fuentes, a las puertas de cerrar el 28 Congreso de la formación Republicana, en el que las bases deben aprobar la apuesta de ERC por la vía negociada.

Superado su congreso -en el que se han rechazado todas las enmiendas vivas a la propuesta de la dirección- y a expensas de la posición de la Abogacía del Estado sobre la inmunidad de Oriol Junqueras, los republicanos trabajan con la hipótesis de una investidura la primera semana del año, no antes. Este es el calendario que maneja la dirección de Esquerra, que aún espera un «gesto» del PSOE que les permita justificar ante sus bases el apoyo a Pedro Sánchez.

Primero será determinante la postura que adopte la Abogacía del Estado ante la inmunidad de Oriol Junqueras, sancionada por el Tribunal de Justica de la Unión Europea. Y en segundo lugar, la definición de esa mesa de diálogo entre Gobierno y Generalitat para hablar del «conflicto político» en Cataluña que los republicanos no quieren encajar en la estructura de la Comisión Bilateral Estado-Generalitat, reconocida por el Estatut pero destinada a negociaciones competenciales.

ERC quiere una mesa ad hoc, y el PSOE habría aceptado ya esa exigencia, según las informaciones filtradas esta semana desde el ámbito socialista. Desde Esquerra aseguran, sin embargo, que a ellos nadie les ha confirmado esa predisposición. La señal que espera ERC sería, por tanto, que el PSOE acepte por escrito, en el documento que negocian ambos partidos, la creación de esa mesa, con un calendario de trabajo definido.

Si se formaliza ese reconocimiento, fuentes republicanas aseguran que la investidura se solventará «entre el 27 de diciembre y el 5 de enero». Un calendario que permitiría convocar el primer pleno de investidura el viernes 27 para celebrarlo el 30 de diciembre y llegar a la segunda votación el 2 de enero, o aplazarlo hasta el 2 y el 5 de enero.

Aceptada la apuesta por el diálogo de la dirección, que hoy ha sido aprobada por amplia mayoría, con un 93% de ‘si’ a la ponencia política, la negociación con el PSOE puede cerrarse en los próximos días y ratificar el acuerdo en el Consejo Nacional de ERC antes de fin de año.

De las 475 enmiendas presentadas por las agrupaciones a la ponencia política la gran mayoría, 368, fueron transaccionadas y solo cuatro han llegado vivas al debate en el pleno congresual. Las cuatro han sido rechazadas por los cuadros republicanos.

Apuesta por la negociación

La ponencia política propuesta por la dirección republicana, lo que tiene que ser el programa marco de Esquerra para los próximo cuatro años, defiende como prioridad la vía del diálogo para pactar la celebración de un referéndum acordado con el Estado. Pero no renuncia a la unilateralidad, como pretendió la dirección inicialmente.

La pretensión esgrimida esta semana por el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha quedado desmentida por la militancia independentista. Esquerra no renuncia a la vía unilateral, aunque su coordinador general, Pere Aragonés, haya erigido hoy a la formación como el «rompehielos» del diálogo «con el Estado» ejemplificado de momento en las negociaciones entre socialistas e independentistas por la investidura.

Consulta rechazada

La negociación por la investidura ha estado presente en el debate congresual, pero la dirección ha mantenido con firmeza sus tesis. Apuesta por el diálogo y rechazo a una nueva consulta interna sobre el contenido del acuerdo de investidura, si finalmente se cierra un pacto con el PSOE.

Durante el turno de preguntas varios cuadros se han levantado para reclamar que se someta a consulta de la militancia ese eventual pacto. Pero la dirección ha recordado que la consulta realizada al inicio de las negociaciones ya establecía que el pacto se sometería a aprobación en el Consell Nacional del partido.

Se ha impuesto así la prioridad por el diálogo fijada en el programa marco, en el que los republicanos no engañan: el objetivo es la independencia a través de un nuevo referéndum. «Tenemos tres opciones para materializar un nuevo referéndum» reza el texto que hoy se ha sometido a votación de las bases, el acuerdo con el Gobierno de turno, forzar la aceptación de la consulta o la vía unilateral, a la que Esquerra no renuncia, como anunció precipitadamente José Luis Ábalos.

La primera opción es «conseguir un referéndum por la vía pactada y negociada con el Estado» asegura la ponencia política, pese a «ser conscientes de que esto es ahora imposible». Aún así, «no podemos ni queremos renunciar a esta vía, nunca dejaremos la bandera del diálogo» y señalaremos que es el Estado, «independientemente del color del Gobierno, el que deja la silla vacía y no tiene una oferta política para Cataluña», aseguran.

Ese «muro» añaden, obliga a «explorar otras vías». La segunda, «forzar la convocatoria de un referéndum» combinando movilizaciones con «el avance reiterado en las urnas» para que «el Estado no tenga otra alternativa que aceptar pactar una solución basada en la autodeterminación». Y la tercera, «pese a que nuestra prioridad es la vía acordada» la unilateralidad, aunque el documento no la menciona abiertamente.

«No podemos descartar nunca la vía de volverlo a hacer, si puede ser acompañados de complicidades internacionales, pero independientemente de la existencia de un acuerdo con el Estado». Aquí, vuelven a jugar con la idea de las amplias mayorías que Joan Tardà ha impuesto en el discurso republicano para concluir que «si el Estado es incapaz de moverse, es posible que consigamos unos apoyos que permitan convocar un nuevo referéndum».

Comentar ()