Un ‘olentzero’ patrocinado por las Nuevas Generaciones del PP en el País Vasco se ha acercado este martes hasta la sede del PNV para depositar allí su particular regalo de Navidad: siete bolsas de carbón con las que recuerdan la implicación del partido en el ‘caso De Miguel’, recientemente sentenciado y por el que se condena a altos cargos del PNV en el mayor caso de corrupción de la historia del País Vasco.

«Hoy el Olentzero se ha pasado por la sede del PNV a dejarles lo que se merecen: carbón por traicionar la confianza de todos los vascos. Nos han robado. Son el partido más corrupto de Euskadi y el Olentzero les ha dado lo que merecían», ha escrito la cuenta de Twitter de las Nuevas Generaciones del PP vasco.

El olentzero ha acompañado las bolsas de carbón con distintos mensajes, como «partido más corrupto de Euskadi», «tráfico de influencias» o «prevaricación». La acción ha sido compartida también por la diputada en el Congreso Bea Fanjul, que consiguió su escaño in extremis tras arrebatárselo precisamente al PNV en el recuento del voto exterior.

El pasado 17 de diciembre, los principales cabecillas de la trama del llamado ‘Caso de Miguel’, ex altos cargos del PNV en Álava, fueron castigados a penas de prisión que van desde los 13 años y tres meses de prisión hasta los siete años de cárcel por delitos de asociación ilicita, tráfico de influencias, prevaricación, malversación de capitales o tráfico de influencias, entre otros.

El principal acusado, Alfredo De Miguel, ahora condenado, fue el número dos del PNV en Álava y diputado de Administración Local y Equilibrio Territorial en la Diputación alavesa. Exigía junto a otros de los condenados comisiones a empresarios a cambio de adjudicaciones o acceso a contratos de la Administración.