Política

Torra: "No se puede negociar nada con el Gobierno español al margen de la Generalitat"

Quim Torra ha trasladado a Pere Aragonès que el acuerdo ERC-PSOE "no tiene el visto bueno" del Govern

Quim Torra y Pere Aragonés, en el Parlament. EFE

En la futura mesa de negociación pactada por PSOE y ERC mandarán los gobiernos y, por tanto, Quim Torra en el lado catalán. Este es en esencia el mensaje que el presidente de la Generalitat ha trasladado hoy al vicepresidente y número dos de ERC, Pere Aragonés, en una breve reunión mantenida en el Palau de la Generalitat convocada después de que Torra hiciera público su malestar por el acuerdo alcanzado por los republicanos con el PSOE.

Quim Torra, ha recalcado además que el Govern no asume como tal el pacto entre Esquerra y PSOE para la investidura y que cualquier negociación debe conducir a una «votación clara» sobre la independencia.

«Queda claro que el acuerdo ERC-PSOE no tiene el beneplácito del Govern ni lo asume como tal. Es un acuerdo entre partidos» reza textualmente el comunicado de Presidencia. Una posición hecha pública apenas unas horas antes de que se reúna el consejo nacional de ERC para avalar el acuerdo por el que los 13 diputados republicanos deben facilitar la investidura de Pedro Sánchez.

En el encuentro, de unos 45 minutos, Torra ha pedido explicaciones a Aragonès sobre el acuerdo con el PSOE para dejar claro que JxCat llevará las riendas de cualquier negociación del Govern pese a que el partido de Carles Puigdemont ha permanecido totalmente al margen de las negociaciones con los socialistas y mantiene su no a la investidura de Pedro Sánchez.

El presidente catalán ha dejado claro además que cualquier negociación futura con el Estado debe permitir una «votación clara sobre la independencia» en Cataluña. Torra se ha remitido al «comunicado conjunto» de president y vicepresident coomo respuesta a la sentencia del procés para concluir que no aceptará nada que no pase por «ejercicio del derecho a la autodeterminación, fin de la represión y amnistía».

Por su parte, Aragonès, le ha propuesto a Torra defender juntos la autodeterminación en una mesa de negociación con el Estado -como la que ERC ha acordado con el PSOE- y la consulta a la ciudadanía.

En este contexto, el conseller de Territorio y hombre fuerte de PDeCat en el Govern, Damià Calvet, ha lanzado también una advertencia a sus socios de Esquerra. En declaraciones a Catalunya Ràdio Calvet ha señalado que «si sale una mesa entre gobiernos lo que tendrá que pasar es que Sánchez y Torra queden y se pueda plantear esta mesa». El neoconvegente ha relegado a Esquerra a un segundo planto en una mesa de negociación en la que «quien manda es el Govern, encabezado por el president Torra».

Torra ha indicado que no se moverán del «derecho a la autodeterminación, el fin de la represión y la amnistía»

En esta línea, Torra le ha advertido a Aragonès de que cualquier acuerdo con el Gobierno central debe estar gestionado y «validado» por la Presidencia de la Generalitat, ya que no se puede gestionar nada con Moncloa «al margen» de los acuerdos de Govern.

Así, Torra ha insistido a Aragonès en que las negociaciones con el Estado deben permitir una «votación clara sobre la independencia» y ha remarcado, en referencia a las manifestaciones soberanistas, que nadie en Cataluña se ha movilizado de forma «masiva» para «un nuevo Estatut ni para mejorar el autogobierno» catalán.

Por su parte, la portavoz de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, ha sembrado aún más dudas al afirmar que Torra no participará en las negociaciones si no comparte los términos del acuerdo pactado entre socialistas y republicanos.

En declaraciones a RNE Borràs ha abundado en el enfado de Junts por el uso del Govern por parte de ERC al margen de Torra, amenazando con romper la prometida negociación entre gobiernos antes incluso de empezar.

Comentar ()