El president de la Generalitat, Quim Torra, ha vuelto a rechazar el acuerdo firmado entre ERC y PSOE para investir a Pedro Sánchez presidente del Gobierno y ahondado en la brecha con ERC. En un día marcado por el acuerdo sellado entre republicanos y socialistas y la decisión que adopte la Junta Electoral sobre la inhabilitación del propio Torra y de Oriol Junqueras como eurodiputado, el president ha criticado lo que ha su juicio es un paso atrás de Esquerra, recriminando a los republicanos que se haya omitido la figura del relator pactada en Pedralbes para que «garantizara» cualquier avance en las negociaciones.

Torra ha aprovechado una visita a recuperada Agencia de Ciberseguridad catalana para responder al pacto entre republicanos y socialistas dejando claro que ese acuerdo no vincula al Govern. Y ha remitido, de nuevo, a la posibilidad de una moción de confianza para reafirmarse como presidente de la Generalitat en caso de que la justicia confirme su inhabilitación, lo que volvería a poner en el punto de mira al presidente del Parlament y dirigente de ERC Roger Torrent.

Sin relator

El presidente catalán ha recriminado a sus socios republicanos lo que a su juicio supone un paso atrás en las negociaciones con el Gobierno: la ausencia de la figura del relator pactada en Pedralbes. El acuerdo propuesto hace un año, en el último encuentro personal entre Torra y Pedro Sánchez «no prosperó porque pedíamos un relator, y esa figura no aparece en el acuerdo de ERC» ha criticado el president.

«Nosotros lo habíamos conseguido en Pedralbes, estaba la figura del relator que ahora no aparece, desde este punto de vista los documentos que habíamos trabajado y el de ahora son parecidos pero hay algunas diferencias» ha concluido Torra para insistir en que el pacto alcanzado por ERC «es un pacto entre partidos» que no vincula al Govern.

En este contexto, Torra ha asegurado que «cuando haya Gobierno en España, como he intentado siempre, el Govern se dirigirá al Gobierno para ver cómo se lleva adelante esa mesa de negociaciones», sin la menor referencia, aparentemente, a la mesa pactada por Esquerra.

El presidente catalán ha insistido en la falta de garantías que a su juicio ofrece la voluntad negociadora del PSOE y ha señalado que «después de un año, con una sentencia por en medio, con resoluciones del TJUE pendientes, y cuando el mandato del Parlament es un gran acuerdo nacional para el ejercicio del derecho a la autodeterminación, no seré el president que deje el derecho de autodeterminación para más adelante».

En este contexto, Torra se ha preguntado si a la mesa pactada por ERC «podré ir a hablar del ejercicio del derecho de autodeterminación que debe culminar en referéndum» y, sobre todo, «qué seguridad tengo» de que los socialistas simplemente permitan esa mención «para pasar luego a otra cosa, como me dijo (Miquel) Iceta», líder de los socialistas catalanes.

Elecciones anticipadas

Ya este jueves la diputada de JxCat en el Congreso Laura Borràs alertó de que una «fractura» entre JxCat y ERC, socios del Govern, podía llevar a un «escenario de elecciones anticipadas» en Cataluña, algo que ha admitido que también se podría producir por una inhabilitación del president Quim Torra.

También señaló que cuando «no hay entendimiento, hay fractura y falta de confianza entre los socios» de un Govern -JxCat y ERC- también cabe la posibilidad de que esto lleve a un adelanto de los comicios en Cataluña.