Por primera vez, la CUP toma la palabra en el Congreso y lo hace de la mano de su portavoz, Mireia Vehí, y con la bronca de fondo de la intervención de la portavoz del grupo parlamentario de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, que inauguraba el pleno de este domingo tratando de citar a Arnaldo Otegi y criticar a la monarquía española. La tensión ha llegado a su punto más álgido cuando Pablo Casado ha acusado a Pedro Sánchez de no defender al Rey ni a la Constitución ante las palabras de la portavoz abertzale.

Vehí, que ha comenzado su intervención hablando de «excepcionalidad» para describir la situación que vive Cataluña, ha denunciado «una guerra sucia» y se ha unido a las críticas de Bildu al monarca asegurando que «el 3 de octubre hizo un discurso autoritario e impropio de una democracia».

La portavoz de la CUP también ha querido reivindicar el derecho de autodeterminación, aludiendo a que «según el CEO de julio de 2019, el 70% de las catalanas están a favor». Ante estas palabras, han vuelto los gritos desde la bancada de PP y VOX: «¡Sinvergüenza!», se ha escuchado.

Como ya hicieron el pasado sábado en el pleno del parlament, Vehí ha denunciado que «el único golpe de Estado que ha habido en nuestro país ha sido el judicial, que ha encarcelado a nuestros representantes políticos».