Política

La Policía rechaza los recursos de opositores, dispuestos a pleitear ahora en los tribunales

Los aspirantes pedían al director general que anulara el acuerdo del tribunal calificador por el que elevó a 6,20 la nota de corte en la prueba de ortografía y que diera por buenos tres términos corregidos como incorrectos en contra del criterio de la propia RAE

Fernando Grande-Marlaska y Francisco Pardo Piqueras, en la jura de una promoción de policías.

Fernando Grande-Marlaska y Francisco Pardo Piqueras, en la jura de una promoción de policías.

La Policía Nacional está desestimando los recursos de alzada que están presentando los opositores que no han superado la prueba de ortografía tras elevarse la nota de corte hasta 6,20 puntos, con lo que se agota la vía administrativa y a los aspirantes sólo les quedará ya pleitear en los tribunales.

Miles de opositores han pedido en las últimas semanas al director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, que anulara el acuerdo del tribunal calificador por el que les declaró no aptos en el test ortográfico pese a haber alcanzado al menos un 5 y que suspendiera temporalmente el proceso selectivo, pendiente de la realización de los exámenes médicos, las entrevistas personales y los test psicotécnicos. Esa decisión afecta a unas 3.900 personas.

Fuentes policiales han confirmado a El Independiente que no hay marcha atrás y que no están siendo atendidas las alegaciones de los aspirantes. Éstos tienen hasta el próximo lunes -un mes después de la publicación de las notas- para recurrir en alzada. «Todos los recursos que han llegado se han respondido en tiempo y así se hará con los que lleguen hasta el día 11», añaden las fuentes.

Los opositores consideran que se ha producido una «vulneración flagrante» de las bases de la convocatoria, por cuanto el establecimiento de la nota de corte en la prueba de ortografía se ha llevado a cabo después de que se desarrollara la prueba. En concreto, se anunció el 12 de diciembre, casi dos semanas después de que se celebrara el examen.

Las bases reguladoras de la oposición se limitaban a señalar que la calificación en el test ortográfico sería la de «apto» o «no apto», sin más detalle. A diferencia de lo que la Dirección General de la Policía sí hizo en la convocatoria de 2012, no se ha advertido de antemano en esta ocasión que el tribunal fijaría «la puntuación mínima necesaria» para superarlo.

Invocando la doctrina del Tribunal Supremo, los opositores defienden que la nota de corte se debería haber fijado y comunicado «con anterioridad a la realización de la prueba» en cumplimiento de los principios de publicidad, legalidad, seguridad jurídica, interdicción de la arbitrariedad, transparencia, certeza en la actuación administrativa y motivación.

La RAE considera correctos tres términos incluidos en el test de ortografía que el tribunal calificador no ha dado por buenos

«Al no fijar las bases la puntuación numérica en la que se fija el apto, la calificación de apto queda fijada ipso iure en el 50 % de la puntuación máxima, esto es en 5 puntos, por aplicación del mismo criterio previsto en las bases para la prueba de conocimientos», argumentan en sus recursos de alzada los cientos de aspirantes que están siendo asistidos jurídicamente por el abogado Ángel Galindo, defensor del denunciante de la trama Gürtel (José Luis Peñas). Como Legal Oposiciones y Abam Abogados, su despacho está facilitando el recurso de forma gratuita.

Para evaluar la capacidad ortográfica de los futuros policías nacionales, los aspirantes debían responder en ocho minutos como máximo a un cuestionario integrado por 100 términos. En concreto, tenían que señalar si las palabras estaban bien o mal escritas, restando un acierto cada fallo.

No es el único motivo alegado. Los opositores que lograron una puntuación superior a 5 pero inferior a 6,20 también han intentado sin éxito que se dieran por buenas tres palabras calificadas por el tribunal como incorrectas por no figurar en el diccionario de la Real Academia Española (RAE): ciberataque, LGTBI y reditar.

El tribunal contradice a la RAE

Los reclamantes apoyan esta alegación en el escrito con el que la propia RAE ha resuelto las dudas que les plantearon tras conocer que habían sido calificadas como incorrectas. En relación con ‘LGTBI’, la Academia considera que es una sigla «correctamente formada» a partir de la primera letra de las voces ‘lesbianas, gais, transgéneros o transexuales, bisexuales e intersexuales’ y recuerda que el hecho de que no figure en el diccionario académico «no quiere decir que no sea correcta».

En el caso de ‘reditar’, el criterio de la RAE es dar por buena la simplificación de dobles vocales en la escritura cuando ello «no provoca problemas de ambigüedad y se observa también en la pronunciación». En el ejemplo planteado, estaría correctamente escrita tanto la grafía ‘reeditar’ como ‘reditar’.

La Academia también desaira al tribunal calificador de las oposiciones de la Policía Nacional al considerar correcto el término ‘ciberataque’. «Se une sin guion a otras palabras para formar nuevos compuestos univerbales, como ciberataque, ciberdelincuente, ciberdelito, cibercafé, ciberdeporte… Que éstos no figuren con entrada propia en el diccionario no quiere decir que no existan o que no sean correctos», ha respondido la RAE.

Nota de prensa de la Policía Nacional en la que se usa uno de los términos (ciberataque) que el tribunal calificador ha considera incorrectos.

El propio Cuerpo Nacional da fe de que la voz ‘ciberataque’ es de uso frecuente. El departamento de prensa difundió el 10 de septiembre de 2018 una nota para informar de la detención en Huelva de un ciudadano ucraniano experto en informática que lograba robar tarjetas bancarias accediendo a los sistemas de empresas de restauración de todo el mundo tras inyectar un software malicioso. Tanto en el titular como en el cuerpo de la noticia se emplea la palabra ‘ciberataque’, concretamente cuatro veces.

La desestimación de los recursos de alzada aboca a los opositores a acudir a los tribunales, en concreto a la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM). Allí se dilucidan ya otras presuntas vulneraciones en las bases reguladoras de otras oposiciones convocadas por el Ministerio del Interior, como las relativas al cuerpo de ayudantes de Instituciones Penitenciarias de 2017 y 2018.

La siguiente prueba, este sábado

Los aspirantes que obtuvieran al menos un 5 en la prueba de conocimientos y un 6,20 en la de ortografía podrán presentarse a la tercera y última prueba, compuesta de tres partes eliminatorias: reconocimiento médico, entrevista personal y test psicotécnicos. Esta tercera prueba está fijada para el 11 de enero.

La calificación final de la fase de oposición vendrá determinada por la suma de las puntuaciones obtenidas en la prueba de conocimientos y en la de aptitud física. Quienes la superen y presenten en plazo la documentación exigida serán nombrados policías-alumnos y se incorporarán a la Escuela Nacional de Ávila para realizar el curso académico. Los futuros agentes deberán superar todas las asignaturas que integran el plan de estudios para poder realizar la formación práctica.

Comentar ()