La fractura que tradicionalmente parte prácticamente por la mitad el Parlamento catalán se ha difuminado hoy a la hora de votar los presupuestos de la cámara. La división entre el bloque independentista y el constitucionalista ha quedado momentáneamente superada para subir el sueldo de los diputados en un 1,75%, una propuesta de JxCat que han apoyado Cs y el PP. Socialistas, republicanos y la CUP se han abstenido, mientras los comunes han sido el único grupo que ha votado en contra del borrador de las cuentas.

La Junta de Portavoces ha debatido hoy el borrador del presupuesto elaborado por el vicepresidente primero de la cámara, Josep Costa (JxCat), para la que el hombre de confianza de Carles Puigdemont en el Parlament ha buscado el apoyo de Cs. Desde el PP, por su parte, se han desmarcado de cualquier acuerdo con JxCat y apuntan que «habría que preguntarse si la coincidencia de voto entre ERC y PSC es casual o lo tenían pactado de antemano».

Fuentes republicanas han explicado el voto en contra del presidente de la cámara, Roger Torrent por la subida del sueldo de los diputados, similar a la del año pasado y 0,25% menos que la de los trabajadores del Parlament.

Y desde JxCat se afea la posición de los republicanos, recordando que Costa ha elaborado las cuentas en colaboración con el secretario de la conselleria de Economía, en manos republicanos, porque estas cuentas deben aprobarse ahora en Pleno para ser incorporadas a los presupuestos que Pere Aragonés está pactando con los comunes.

Pero la negativa de Torrent ha apoyar los presupuestos de Costa tiene además otros motivos en las partidas destinadas a dos celebraciones previstas para este ejercicio: la de los 40 años del Parlament y la reunión de los parlamentos regionales de la Francofonía. La primera cuenta con un presupuesto de 300.000 euros, pero en esta partida Costa ha incluido la partida de publicidad institucional, por lo que Torrent la considera insuficiente para una celebración que ya han realizado tanto las Cortes como otros parlamentos autonómicos.

La guerra Torrent-Costa

Las cuentas no recogen tampoco ninguna partida para la reunión de los parlamentos regionales que ya fue acordada en la Mesa. Un encuentro rechazado por Cs, que considera la Francofonía -unión de las regiones de influencia francófona a la que se sumaron las instituciones catalanas bajo la presidencia de Pasqual Maragall- como un «chiringuito» más utilizado por los independentistas para su promoción internacional.

La relación entre Costa y Torrent está marcada por los desencuentros desde que el presidente del Parlament se negó a aceptar una investidura a distancia de Carles Puigdemont, defendida por Costa. Y se amplió con la suspensión de los diputados procesados por el Tribunal Supremo por el 1-O, en contra de nuevo del criterio de JxCat.

Ese desencuentro se ve azuzado ahora por el enfrentamiento cada vez más evidente entre los partidos del Govern, en plena guerra interna por la primacía del espacio independentista. Y muestra de modo más descarnado en el Parlament, donde ambos partidos muestran sus estrategias divergentes, aunque sigan haciendo piña en cuestiones fundamentales para el independentismo como la defensa de Quim Torra en su condición de presidente de la Generalitat.

La votación se ha producido en la Junta de Portavoces, que ha aprobado hoy el presupuesto del Parlament para 2020. En una jornada marcada por el enfrentamiento de Cs y PP con el bloque independentista ampliado a PSC y Comunes por la inhabilitación de Quim Torra, la votación de las cuentas