Política

Jupol aprueba la modificación de su código ético con el aval del 1,7 % de sus afiliados

De los 21.466 socios que tiene el sindicato mayoritario de la Policía, la aprobación de la reforma estatutaria que suaviza algunas restricciones para sus representantes fue votada tan sólo por 402: 365 lo hicieron a favor y 21 se mostraron en contra

José María García, secretario general del sindicato Jupol

José María García, secretario general del sindicato Jupol. Ignacio Encabo

La modificación con la que Justicia Policial (Jupol) suaviza algunas de las restricciones incluidas inicialmente en su código ético ha contado con el aval expreso de tan sólo el 1,7 % de la afiliación, según los datos de participación ofrecidos a este diario por el sindicato mayoritario en el Cuerpo Nacional.

El cambio estatutario salió adelante este miércoles -durante la II Asamblea Nacional celebrada en Madrid- merced al respaldo de 365 de los 402 socios que votaron, ya fuera de manera presencial o de forma delegada. Otros 21 afiliados se manifestaron en contra, seis votaron en blanco y diez papeletas se consideraron nulas.

El brazo en la Policía Nacional de la plataforma Jusapol cuenta en la actualidad con 21.466 funcionarios adheridos, de los que 285 se encuentran en segunda actividad y 92 están jubilados. Ello significa que han participado en la votación menos de 2 de cada 100 afiliados, haciéndolo en sentido favorable el 90,79 % de los que sí participaron.

Jupol envió un correo electrónico a finales de la pasada semana a su afiliación en el que les informaba de la modificación estatutaria que se sometería a aprobación en la asamblea general y les daba instrucciones sobre cómo interpretar el borrador colgado en la zona privada de la web del sindicato y cómo delegar el voto a favor de otros representantes.

Algunos afiliados aseguran haber tenido conocimiento del cambio a raíz de la información publicada por este diario el pasado martes y se han quejado de que no se les haya dado más publicidad por otras vías, lo que explica el bajo índice de participación. Tampoco ha contribuido a que acudieran más asistentes el hecho de que la reunión se fijara un día laborable y en horario matutino.

La propuesta de cambio estatutario se elevaba a la asamblea después de que los comités provinciales hubieran dado el visto bueno «por unanimidad» a la propuesta el pasado mes de diciembre. La dirección de Jupol ha justificado la revisión del código ético «en aras de una mejor y más práctica gestión del sindicato», que arrasó en las elecciones al Consejo de Policía celebradas el pasado mes de junio: logró 8 de los 14 vocales en liza tras recibir 29.272 de los 50.120 votos emitidos.

Destinos en embajadas

Los estatutos obligaban a sus cargos a no aceptar puestos que mejoraran su retribución salarial -como agregado de Interior en embajadas- o que supusieran una mejora de sus funciones hasta al menos cinco años después de expirar su mandato. Con la modificación aprobada ahora, ese plazo se reduce a dos años al objeto de no perjudicar -según argumentan fuentes de Jupol- las aspiraciones profesionales de los agentes.

Con el cambio, asimismo, los representantes de este sindicato no tienen ya ningún impedimento para cobrar el plus de turnicidad -complemento económico con el que trata de resarcirse las molestias que supone trabajar en turnos rotatorios- mientras están liberados a tiempo completo para ejercer labores sindicales, posibilidad no contemplada en la versión estatutaria anterior.

De los 21.466 afiliados, sólo se contabilizaron 402 votos: 365 a favor, 21 en contra, seis en blanco y diez nulos

En este sentido, las fuentes de este sindicato recuerdan que recientemente la Justicia ha fallado a favor de un agente destinado en A Coruña, al que el Tribunal Supremo ha reconocido el derecho a percibir el plus por turno rotatorio incluso en vacaciones. «Un funcionario no puede dejar de cobrar un complemento que percibía en el momento de su liberación», justifican.

También se ha eliminado la prohibición de mantener la liberación de funciones a tiempo completo en el caso de ascenso de categoría. Ese veto se introdujo a fin de que los liberados sindicales de Jupol no contaran con ventaja y todos los aspirantes estuvieran en igualdad de condiciones a la hora de promocionar.

Igualmente, «salvo causa justificada», deja de ser obligatoria a partir de ahora la renuncia a la liberación parcial de funciones en verano, Semana Santa y Navidad. Con ello, según Jupol, se evitará que el funcionario liberado no pueda acudir a una reunión relacionada con su labor sindical que se convoque en dichas fechas.

Críticas de los sindicatos tradicionales

A raíz de que se conociera la modificación del código ético han arreciado las críticas a Jupol por parte de representantes de sindicatos tradicionales, que han criticado que ahora acepten los ‘privilegios’ por los que antes criticaban a sus organizaciones y cuya supresión prometieron cuando concurrieron a las elecciones.

También se ha mostrado muy crítico con esta medida el presidente fundacional de Jusapol, Natán Espinosa, ya fuera de la dirección de la plataforma. «Los cambios propuestos para los estatutos de Jupol dejarán el primer Código Ético de Jusapol en la mínima expresión. Jusapol ya cambió su Código Ético en la asamblea del 7/9/19, pero al parecer se quedaron cortos. Mi voto es no», escribió en Twitter antes de que aprobara la medida.

De otro lado, la asamblea de Jupol se ha marcado como «objetivo prioritario» lograr la equiparación salarial de los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional con los Mossos d’Esquadra y la Ertzaintza, el objetivo por el que nació Jusapol. Desmarcado del acuerdo alcanzado con el Gobierno del PP en marzo de 2018 por considerar insuficiente el montante comprometido (807 millones de euros), este sindicato quiere lograr la igualdad retributiva a través de la tramitación de una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) mientras mantiene declarado el conflicto colectivo permanente.

El secretario general de Jupol, José María García, ha criticado la «falta de voluntad» del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, para atender las reivindicaciones y ha asegurado que serán «contundentes» para alcanzar la equiparación.

Comentar ()