España

La equiparación salarial y la jubilación a los 59 años, objetivos del nuevo sindicato policial EYA

El fundador de Jusapol dice que la nueva organización nace por la "inacción" de Jupol, a la que acusa de incumplir sus promesas electorales | Su objetivo es lograr cinco vocales en las elecciones al Consejo de Policía que se celebrarán a mediados de 2023

Espinosa (cuarto por la izquierda) y otros afiliados registrando este lunes los estatutos del nuevo sindicato.

Espinosa (cuarto por la izquierda) y otros afiliados registrando este lunes los estatutos del nuevo sindicato.

Lograr totalmente la equiparación salarial y que los policías nacionales puedan jubilarse a los 59 años sin perder poder adquisitivo. Esos son los objetivos con los que nace el Sindicato Equiparación Ya (EYA), una organización fundada por el ex presidente de Jusapol Natán Espinosa y que aspira a obtener representación en el Consejo de Policía tras las elecciones que se celebren a mediados de 2023.

Espinosa y otros seis agentes han presentado este lunes en el Registro General de la Policía Nacional los estatutos, según ha informado el nuevo sindicato en un comunicado. El nacimiento se produce por la «inacción» de Jupol, que, «incumpliendo sus promesas electorales, ha desatendido la única reivindicación por la que nacieron: la equiparación salarial de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado con las policías autonómicas».

El Ministerio del Interior ha dado por terminado el proceso de igualdad retributiva acordado por el Gobierno del PP en marzo de 2018 con cuatro sindicatos policiales (SUP, CEP, UFP y SPP) y siete asociaciones profesionales de la Guardia Civil (AUGC, AEGC, UO, APROGC, UniónGC, ASESGC y la Asociación Profesional de Cabos) con el desembolso de los 807 millones de euros comprometidos. Pero hay cláusulas de dicho acuerdo que siguen sin cumplirse.

Una de ellas es el abono de 300 millones de euros -entre 2018 y 2020- para incentivar el reingreso al servicio activo del personal de segunda actividad sin destino y reserva no ocupada, una de las reivindicaciones que EYA pretende impulsar una vez que sea reconocida por el Ministerio del Interior. «Somos un sindicato con el espíritu fundacional de Jusapol», proclama.

El nacimiento de la nueva organización se produce año y medio antes de que se celebren las elecciones al Consejo de Policía, en las que se pondrá a prueba el desgaste que haya podido sufrir Jupol. Este sindicato -brazo de Jusapol en la Policía- se convirtió en la primera fuerza en los comicios desarrollados en junio de 2019 tras obtener ocho de los 14 vocales en liza, desplazando al Sindicato Unificado de Policía (SUP).

Objetivo: las elecciones de 2023

«No pedimos afiliación salvo el voto, puesto que nuestro objetivo es el de presentarnos a las próximas elecciones del Consejo de la Policía, de 2023, con el propósito de poder optar a un mínimo de cinco vocales y así plantear un conflicto colectivo, de forma permanente, hasta que nuestro objetivo sea cumplido», señalan en el comunicado.

EYA dice que «no es competencia para ningún sindicato» de los ya existentes y anuncia que ofrecerá seguros de asistencia jurídica y penal y de suspensión de empleo y sueldo a sus futuros afiliados. «No promocionaremos cursos ni descuentos de fin de semana», añade, en velada crítica al resto de organizaciones.

El nuevo sindicato se marca como objetivo lograr cinco vocales en las elecciones al Consejo de Policía a celebrar en 2023

Los estatutos del nuevo sindicato asumen como propio el código ético inicial de Jusapol, al tiempo que asegura que elimina la obligatoriedad de llevar un año como afiliado para poder optar el puesto de secretario general. Bastará con estar al corriente de pago de las cuotas, agregan.

La creación de un sindicato inspirado en el espíritu fundacional de la asociación constituida en 2017 para reivindicar la equiparación salarial es el ‘plan B’ de Natán Espinosa tras haber intentado sin éxito acceder a la secretaría general de Jupol en las elecciones celebradas el pasado 21 de octubre. Su candidatura no llegó a ser proclamada por la comisión organizadora por no llevar un año ininterrumpido de afiliación -se reincorporó en abril pasado- y por no reunir el mínimo del 2 % de avales en cada provincia que se exigían.

El primer requisito lo ha declarado nulo la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional en una sentencia dictada el pasado 2 de diciembre, si bien carece de efecto práctico al haberse avalado el segundo. Espinosa interpreta que los argumentos jurídicos contenidos en el voto particular emitido por uno de los tres magistrados (Emilia Ruiz-Jarabo), en el que defiende la «nulidad íntegra» del procedimiento electoral por haberse quebrado el «principio de igualdad», les «abre la puerta» para recurrir el fallo en el Supremo y les da esperanzas de que pueda prosperar en el alto tribunal.

Te puede interesar

Comentar ()