La delegada de Gobierno para la Violencia de Género, Victoria Rosell, ha pedido aplicar el artículo 155 de la Constitución Española en la Región de Murcia para obligar les a suspender el ‘pin parental’.

En declaraciones a la Cadena Ser, Rosell ha afirmado que la iniciativa de Vox vulnera la legislación vigente, aunque los tribunales aún no se hayan manifestado en contra. La polémica medida de Vox habla sobre el derecho de los padres de autorizar o no la asistencia de sus hijos a actividades externas en los centros educativos, sobretodo charlas y talleres relacionadas con la «educación afectiva-sexual» o de «ideología de género».

Según ha explicado la política, existen unos «cauces jurídicos», no necesariamente judiciales», para que las autonomías acaten la Constitución. Es ahí cuando Rosell ha sugerido la aplicación del artículo 155 en Murcia porque que, a su juicio, su Gobierno autonómico «se niega a tratar a todo su alumnado por igual o a garantizar los derechos de las personas más vulnerables».

Este mismo lunes, la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha dado un mes de plazo al Ejecutivo murciano para que retire el veto parental y restaure así «la legalidad». De lo contrario, ha asegurado la ministra en una rueda de prensa en Llodio (País Vasco), el Gobierno de España recurrirá la iniciativa en los tribunales.