Política

Pedro Sánchez se reunirá con Torra el día 6 a pesar de su inhabilitación

Sánchez y Torra, juntos en Pedralbes.

El presidente del Gobierno y el de la Generalitat, durante la reunión que mantuvieron en diciembre de 2018 en el Palacio de Pedralbes. EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, cumplirá su compromiso con el independentismo que propició su investidura y el próximo jueves 6 de febrero viajará a Barcelona para reunirse con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, a pesar de su inhabilitación como diputado del Parlament y las dudas legales existentes sobre su continuidad al frente del Govern catalán.

Así lo ha anunciado la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, este martes en rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros. La ministra ha intentando enmarcar este encuentro en una situación de normalidad y como el primero que realizará el jefe del Ejecutivo con los presidentes autonómicos.

No obstante, esa normalidad no se da por ninguna parte. Para empezar, Torra está inhabilitado como diputado por haber cometido un delito de desobediencia. El secretario general del Parlament, Xavier Muro, ha ordenado a los servicios de la Cámara retirarle el acta de diputado «dado que la Junta Electoral Central exige dar cumplimiento inmediato al acuerdo que dispone realizar todos los trámites necesarios para la efectiva pérdida de la condición del diputado Joaquim Torra, una vez denegada la suspensión del mismo por la interlocutoria del 23 de enero del Supremo».

JxCat y ERC, socios en la Genralitat, difieren sobre cómo aplicar la decisión del Tribunal Supremo. Quim Torra aseguró el viernes que «nada ha cambiado», pero Esquerra ha invertido el fin de semana en intentar convencer a sus socios de la necesidad de acatar la decisión judicial.

El Gobierno de PSOE y Podemos entiende que Torra ha perdido su condición de parlamentario, «preceptiva para ser elegido presidente de la Generalitat, pero no para seguir siéndolo», por lo que puede continuar al frente del Govern catalán y por tanto es el interlocutor del jefe del Ejecutivo.

Toda esta peripecia legal, incluida la inhabilitación, no «incomoda» a Pedro Sánchez, según su portavoz, que ha insistido en la necesidad de propiciar el «diálogo territorial» con los independentistas. En ese sentido, Montero ha advertido a líderes separatistas como Oriol Junqueras, que hoy ha anunciado un nuevo referéndum de independencia en Cataluña, de las consecuencias de la vía unilateral que iniciaron en 2016.

«Ese camino lleva a un destino que por ninguna parte deseamos. Ya sabemos cómo acaba una DUI, un referéndum o decisiones unilaterales del Govern catalán. Yo creo que ahora estamos en otra fase, queremos pasar página, necesitamos abrir una nueva página de diálogo después de demasiados años de desencuentros y de temas enquistados de enorme complejidad. Tenemos el reto de ir poniendo soluciones. Ese camino conduce a un sitio que a ninguno nos gustaría seguir profundizando, por lo que apostamos por explorar la ley y alta gama de posibilidades que nos ofrece el autogobierno para abrir nuevos espacios de mayor confortabilidad para el conjunto de la sociedad catalana».

Comentar ()