El paso de Santiago Abascal por RTVE no ha dejado indiferente ni a dirigentes ni al electorado de Vox, que han visto en la entrevista del periodista Carlos Franganillo al líder de la formación «una encerrona de libro» y una «asquerosa manipulación» de «la televisión sanchista».

Así lo han denunciado a través de las cuentas secundarias de la formación en Twitter -la oficial sigue silenciada-, en las que nada más finalizar la entrevista, de apenas un cuarto de hora de duración, han comenzado a censurar el «acoso y derribo» sufrido por Abascal bajo el hashtag #TVEManipuladora.

Los usuarios, entre ellos cargos como el líder del partido en Murcia, Luis Gestoso, o el diputado José Alcaraz Martos, han criticado desde la «iluminación satánica» del programa a las «acusaciones falsas» pasando por «maquillaje pálido», detalles que, a su juicio, tienen como objetivo último menoscabar la credibilidad de Santiago Abascal en su visita al ente público. Sin ir más lejos, Martos cargaba sin cuartel contra el propio Franganillo, al que calificaba en la red social de «sicario de extrema izquierda».

Una de las críticas más repetidas en redes está relacionada con el momento en que se aborda la polémica sobre el pin parental, en que el periodista preguntaba a Abascal por los bulos difundidos por la formación en redes sociales, entre ellos el de un vídeo que la formación difundía hace unas semanas para justificar su tesis de que el veto parental evita el acercamiento de la enseñanza de prácticas sexuales a los niños, cuando las imágenes correspondían a una función teatral del Museo de Arte Moderno de Sao Paulo, en Brasil. El propio Abascal reconocía en TVE que, ciertamente, estaba «descontextualizado».

Una sala de espera «a 30 grados»

Y no es la única queja que han difundido los de Abascal en las redes sociales. El propio líder de la formación agradecía irónicamente a la «comisaria política» Rosa María Mateo la «sauna de espera» en que el dirigente había aguardado el comienzo de la entrevista.

El encuentro, que tenía previsto comenzar alrededor de las 21:15 horas, se ha retrasado durante casi 20 minutos. Desde su llegada a los estudios del ente público y según ha denunciado también el equipo del político, Abascal ha esperado en una sala «con la calefacción puesta a 30 grados». «Ni con esas han podido», zanjaba el responsable de comunicación de la formación, Manuel Mariscal.