Política

Abascal: "Vox se diferencia de PP y Cs en que no le tenemos miedo a la izquierda"

logo
Abascal: "Vox se diferencia de PP y Cs en que no le tenemos miedo a la izquierda"

Santiago Abascal, durante su entrevista con RTVE. RTVE

Resumen:

Vox suma y sigue en su estrategia de poner tierra de por medio entre ellos y el resto de partidos de la oposición. En una entrevista en la segunda edición del informativo de RTVE, el presidente de la formación, Santiago Abascal, ha querido lanzar otro órdago a PP y Ciudadanos utilizando como marco la polémica del pin parental y las relaciones con los de Casado en Madrid y Murcia, donde dependen de sus escaños para sacar adelante los presupuestos y, por tanto, la legislatura. «Vox se diferencia de PP y Cs en que no le tenemos miedo a la izquierda», declaraba, al tiempo que advertía que si los populares seguían contribuyendo a la «demonización de Vox» tendrán «problemas para garantizar nuestros apoyos».

De esta manera ha respondido Abascal al periodista Carlos Franganillo cuando éste ha abordado la polémica de la autorización parental en los centros educativos, una controversia de la que aún siguen quedando flecos por recortar y a cuya aprobación Vox supedita el apoyo de Rocío Monasterio a las cuentas de Madrid. «Cuando llegamos ya sabíamos que no iba a ser un camino fácil y que no nos podíamos fiar de otros partidos políticos», afirmaba, al tiempo que sacaba a relucir la contradicción del PP al respecto, asegurando que Isabel Díaz Ayuso «está de acuerdo» con la medida pero no sigue adelante «por miedo a que la izquierda les llame homófobos». A Vox, sin embargo, «las etiquetas y la estigmatización no nos asusta», reiteraba.

La «dictadura venezolana» controla al Gobierno

En la entrevista, de poco más de 15 minutos de duración, el presidente de Vox ha cargado contra el Ejecutivo «ilegítimo» de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en que «el mango de la sartén lo tiene Venezuela y el separatismo catalán». Ha censurado Abascal el cambio de criterio de Pedro Sánchez, a su juicio por influencia de Podemos, de considerar a Juan Guaidó como «líder de la oposición» en Venezuela y no como «presidente legítimo» del citado país.

En este sentido, Abascal ha alertado de «informaciones comprometidas» que maneja la cúpula de Nicolás Maduro sobre Podemos que «pondría al Gobierno en una situación muy comprometida». Al ser repreguntado por si el partido maneja pruebas para sostener esta afirmación, Abascal se ha limitado a subrayar la investigación que ha iniciado la Fiscalía de Bolivia sobre la presunta existencia de pagos ‘a dedo’ del gobierno de Evo Morales a la consultora Neurona Consulting, vinculada a líderes del partido. Entre ellos, ha citado al ex magistrado Baltasar Garzón; al vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias; al expresidente José Luis Rodríguez Zapatero o al fundador de Podemos Juan Carlos Monedero.

«Devoluciones en caliente, en templado y en frío»

Abascal se ha referido también al fallo de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que ha avalado este jueves las devoluciones sumarias -conocidas como devoluciones ‘en caliente’- de migrantes en la frontera de Melilla a Marruecos.

«Nosotros vamos más allá, creemos que estas devoluciones se deben producir en caliente, en templado o en frío. Cuando alguien es descubierto ilegalmente en territorio español debe ser expulsado. España tiene el deber de proteger sus fronteras y de lanzar el mensaje al mundo de que para entrar a convivir con nosotros hay que hacerlo llamando a la puerta», ha añadido.

Las horas previas a la entrevista del líder de Vox en el prime time del ente público han estado envueltas en la polémica por el intento de boicot que ha promovido el sindicato CCOO de RTVE, que pedía una «censura preventiva» contra la entrevista del dirigente, al tiempo que acusaba al ente público de «blanquear a la extrema derecha». La organización considera que «su presencia en RTVE dañan la democracia y la convivencia de España», aunque no emitió comunicado alguno con otra entrevista envuelta en la polémica: la de Arnaldo Otegi.

Es la segunda vez que Abascal se enfrenta a un intento de boicot por su presencia en un programa de televisión. El último ocurrió con su visita al programa El Hormiguero, de Antena 3, en las semanas previas a las elecciones del 10-N. Pese al llamamiento a no seguir la emisión en un movimiento difundido a través de Twitter, la entrevista registró uno de los mejores índices de audiencia del programa de Pablo Motos.

Comentar ()