El partido político Ciudadanos ha presentado este martes una denuncia contra el ministro de Transportes, José Luis Ábalos, ante la Fiscalía General del Estado por los presuntos delitos de prevaricación y desobediencia por el «encuentro intencionado», como denominan a la reunión que el ministro mantuvo el pasado 20 de enero en la terminal ejecutiva del aeropuerto de Barajas con la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez. Una ofensiva judicial a la que se han sumado posteriormente Partido Popular y Vox, aunque el Gobierno ha defendido durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que el tema «no da más de sí».

Para Ciudadanos, el encuentro entre Ábalos y Delcy «tuvo una especial gravedad puesto que la Sra. Rodríguez, que es una de las figuras más destacadas del régimen chavista, tiene prohibida su entrada en el espacio Schengen debido a las sanciones que la Unión Europea impuso al régimen de Nicolás Maduro, teniendo terminantemente prohibido pisar territorio europeo», se puede leer en la denuncia a la que ha tenido acceso El Independiente.

Ésta, que ha sido presentada por el presidente en funciones de Ciudadanos, José Manuel Villegas, por medio del despacho Fuster-Fabra Abogados, se refiere a las «múltiples versiones realizadas por el Sr. Ábalos y las noticias publicadas en los medios de comunicación» para afirmar que «esta parte ha sido conocedora de que el ministro esperó a Delcy Rodríguez en la Sala VIP que opera la empresa Sky Valet del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, en la Terminal Ejecutiva».  

Para el partido, «los hechos relatados en el presente escrito, y las actuaciones llevadas a cabo por el denunciado, son presuntamente constitutivas de los delitos de prevaricación de funcionario público y desobediencia o denegación de auxilio».

Las cintas a disposición de la Justicia

Ciudadanos solicita a la Fiscalía que inste a la adopción de una medida cautelar ante la «persistencia y gravedad de los hechos»: que solicite a la Policía Judicial «las cintas de grabación de los mencionados días de la terminal ejecutiva del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas, en las cuales se puede comprobar que Delcy Rodríguez estuvo en suelo español incumpliendo el mandato de prohibición de entrada a suelo europeo, todo ello siempre a fin de mantener la cadena de custodia».

Asímismo, solicitan al Ministerio Público que libre una serie de diligencias, como que se pida a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que identifique a los agentes que «se encontraban en la vía de tránsito del aeropuerto Madrid-Barajas el día de los hechos denunciados»; que se ​cite como testigos a los agentes que prestan sus servicios en el control de tránsito del aeropuerto de Madrid-Barajas; que se pida a la empresa Sky Valet Spain el listado de todas las personas que estuvieron en la Sala Vip de la terminal el día de los hechos denunciados, así como que se ​cite como testigos a los dos trabajadores de las empresas de seguridad ​Ilunion y ​Clece​ «los cuales podrían tener conocimiento directo de los hechos que se denuncian en el presente escrito». Todo esto, más las diligencias que la Fiscalía considerara necesarias «una vez prestada la declaración de José Luis Ábalos».  

Dolores Delgado al frente de la Fiscalía

Ciudadanos presenta la citada denuncia dos días antes de que la nueva fiscal general del Estado y ex ministra de Justicia con Pedro Sánchez, Dolores Delgado, comparezca en el Congreso de los Diputados para obtener la declaración de idoneidad para el cargo por parte de la Cámara de representantes.

Delgado pasará así, en la comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, por el último trámite legal antes de ser nombrada oficialmente. Ciudadanos sitúa una patata caliente más en el órgano que pasará a encabezar. Sin duda, la cuestión sobre si instará a la admisión o no de la querella contra el ministro Ábalos en su nuevo cargo será un tema de debate durante la Comisión de Justicia en la que se enfrentará a los representates de todos los partidos, también de Ciudadanos.

PP y Vox se suman

El líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado este martes que su partido ha acudido a un juzgado de guardia para solicitar amparo y evitar que «se destruyan las pruebas de las grabaciones» del aeropuerto de Madrid-Barajas tras la reunión que mantuvieron el ministro de Transportes y la vicepresidenta de Venezuela el pasado 20 de enero.

Y Vox no se ha quedado atrás en esta ofensiva contra el Gobierno de Pedro Sánchez. El partido que dirige Santiago Abascal ha anunciado que presentará una querella criminal ante el Tribunal Supremo contra Ábalos por prevaricación administrativa. Y basan el escrito como una medida cautelar frente a las informaciones que indicaban la posibilidad de que se eliminasen las grabaciones de las cámaras de seguridad o se destruyesen los elementos probatorios que pudieran ser relevantes en el caso.