Carmen Calvo le ha vuelto a dar esquinazo a Cayetana Álvarez de Toledo. La vicepresidenta ha delegado en la ministra de Política Territorial, Carolina Darías, una interpelación de la portavoz del Grupo Popular sobre la llamada «mesa de diálogo» entre gobiernos que este miércoles reunirá en Moncloa a dos delegaciones encabezadas, respectivamente, por Pedro Sánchez y Quim Torra.

Lo más llamativo es que Calvo sí responderá mañana a una pregunta de Vox en la tradicional sesión de control al Gobierno. Y no era una pregunta dirigida a ella sino al vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. La formulará el diputado Julio Utrilla, quien se interesará por los motivos que explican que el responsable de derechos sociales y Agenda 2030 forme parte de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos de Inteligencia.

No es la primera vez que Calvo evita responder a la portavoz popular

Precisamente, preguntada este martes Calvo al respecto, en su comparecencia posterior a la reunión del Consejo de Ministros, ha defendido como «útil» su presencia en calidad de líder de uno de los partidos de la coalición de Gobierno, que le permitirá acceder a los informes del CNI.

En cambio, Calvo elude el cara a cara con la portavoz popular en una decisión que no es nueva. Ya lo ha hecho otras veces y siempre con el telón de fondo del desafío independentista catalán. En su momento, pasó la pregunta al ministro de Agricultura, Luis Planas, quien asumió en interinidad las competencias de Política Territorial tras las salida del Ejecutivo de Meritxell Batet, elegida presidenta de la Cámara Baja.

Álvarez de Toledo ya había calificado de «doble afrenta, un doble desprecio» que, además de constituirse la «mesa de diálogo», Calvo intentara eludir una interpelación cuyo objetivo es que «el Gobierno aclare el impacto constitucional» de la cita de mañana por la tarde.