La Audiencia Nacional ha solicitado a la Fiscalía de Suiza información sobre la investigación que está llevando a cabo y que ha revelado una supuesta donación millonaria que el Rey Juan Carlos hizo a su examiga Corinna zu Sayn-Wittgenstein en el año 2012.

La Fiscalía Anticorrupción solicitó hace unos meses al fiscal suizo Yves Bertossa, encargado de investigar sobre las cuentas suizas del rey emérito y los fondos enviados a su compañera sentimental, la información recabada en su investigación, según adelantó Eldiario.es.

Ahora, desde la Audiencia Nacional -donde se abrió y archivó la pieza Carol del caso Villarejo por la grabación que el comisario José Manuel Villarejo le hizo a Corinna Zu Sayn-Wittgenstein sin su consentimiento y en la que ésta afirmó que el rey emérito pudo llevarse comisiones por mediar en la adjudicación del AVE a la Meca utilizando presuntamente a un primo suyo como testaferro- ha insistido a la Fiscalía suiza para que comparta su investigación, según adelantó este jueves El País y confirman a El Independiente fuentes jurídicas. Sin embargo, no se trata de una petición directa del titular del Juzgado Central de Instrucción 6, Manuel García-Castellón, por medio de una comisión rogatoria, sino un reclamo o insistencia para recibir la información solicitada por el Ministerio Público, según aclaran las citadas fuentes.

Una investigación propia

La pieza Carol del caso Villarejo comenzó a investigarse en la Audiencia Nacional y se archivó poco tiempo después por la falta de indicios y la inviolabilidad de Juan Carlos I, que era jefe de Estado cuando ocurrieron los hechos presuntamente ilícitos destapados en las denominadas cintas de Corinna.

Tras el cierre provisional de esta pieza, el juzgado dio traslado a Anticorrupción para investigar, fuera del caso Villarejo, la adjudicación del AVE a la luz de aquellos audios, pues en la conversación se identificaba tanto el contrato, como las personas, los importes y las posibles mordidas en una información que se complementaba con «otros documentos hallados» durante la instrucción judicial. Fiscalía abrió diligencias secretas que se encargaron a un fiscal diferente a los titulares del caso Tándem.

En paralelo, la Fiscalía suiza también ha venido investigando esas presuntas comisiones ilegales, que habrían sido depositadas en una cuenta de aquel país. En el marco de esas pesquisas, un registro en los despachos del gestor de fondos Arturo Fasana y del abogado Dante Canonica revelaron la existencia de una cuenta en Ginebra vinculada a una fundación panameña desde la que se habrían transferido a una cuenta de Corinna 65 millones de euros.

La propia empresaria ha admitido esta transferencia, pero la enmarca en una donación del monarca en el año 2012 como «regalo no solicitado» para ella y su hijo por el «cariño» que les tenía. Así, la desvincula de las supuestas comisiones por la adjudicación del AVE a la Meca, pues insiste en que no participó en los acuerdos que llevaron a este contrato.

Es lo mismo que dijo cuando fiscales españoles le tomaron declaración en calidad de testigo en Londres en septiembre de 2019 en el marco de las diligencias secretas. Tal y como explicó entonces su letrado, la empresaria puso en su conocimiento de forma voluntaria «los hechos limitados de los que tiene algún conocimiento», ya que aseguró que apenas participó en el acuerdo para la construcción del AVE a la Meca y que los únicos datos que tiene los obtuvo de terceras personas.