Mujeres | Política | Sociedad EN VISTALEGRE III

Vox a las mujeres en el 8M: "No necesitáis un macho alfa que os haga ministras"

Vista general de la plaza de Vistalegre donde VOX celebra su asamblea general ordinaria del partido EFE

Santiago Abascal, líder de Vox, ha aprovechado la coincidencia en el tiempo del Día de la Mujer con el tercer congreso del partido para lanzar un mensaje alto y claro a las muchas asistentes a Vistalegre: «¡Que os oigan rugir a las mujeres quienes están ahí fuera diciendo que Vox os maltrata! ¡Vosotras os defendéis solitas y no necesitáis a ningún macho alfa que os haga ministras!».

Además, estas palabras le valieron a Abascal un grito unánime, el de «¡presidente, presidente!», que tronó durante varios segundos hasta que él mismo tuvo que detenerlo con un: «Aún no, aún no».

Esta intervención, ya muy avanzado el acto, levantó de sus asientos a los cerca de 9.000 asistentes -según la organización- al congreso, donde anteriormente ya habían vitoreado críticas al feminismo por parte de la diputada Rocío Monasterio y la portavoz y secretaria general del grupo parlamentario, Macarena Olona.

Especialmente sonoras fueron las palabras de Monasterio, quien empezó respondiendo «gracias» a los piropos desde la grada para acabar con un mensaje dirigido muy especialmente a la línea de flotación de sus pretendidos socios políticos: «La izquierda impone sus ideas y luego van las veletas y las blanditas y las secundan, se dejan someter: esto es como si te dejas poner burka y lo adornas con un bikini por encima».

«El feminismo radical nos quiere, sí, pero sumisas a su agenda ideológica, calladas ante discriminaciones machistas de otras culturas como el Islam y aplaudiendo rebajas penales a los violadores», continuó Monasterio antes de aludir a la crisis del gobierno balear con el caso de los abusos a menores tuteladas: «Nos quieren, sí, pero mudas ante los abusos sexuales a menores en centros tutelados de Mallorca y quién sabe si en otros lugares de España», finalizó. Además, Monasterio reiteró el mensaje enviado a las mujeres desde la formación horas antes: «No hablen en nuestro nombre, no nos representan. No hay mujer más libre, más fuerte, más inteligente, más independiente y más autónoma que la mujer española».

Rocío Monasterio -que fue la primera persona del partido en intervenir- explicó que «disentir es la única opción» y fue más allá en su explicación: «El consenso progre quería que las mujeres no estuviéramos aquí hoy: nos querían en su aquelarre, pidiendo subvenciones para sus chiringuitos». Macarena Olona no fue menos explícita y motivó igualmente múltiples aplausos en los asistentes: «El hombre no viola, viola un violador; el hombre no mata, mata un asesino; el hombre no maltrata, maltrata un maltratador. Y el hombre no humilla, humilla un cobarde». Además, Olona hizo referencia a uno de los lemas más recurrentes del feminismo volteándolo y ganándose con ello también la celebración de la multitud: «No, el violador no eres tú por ser hombre».

El hombre no viola, viola un violador; el hombre no mata, mata un asesino (…) No, el violador no eres tú por ser hombre

Macarena Olona

En las intervenciones masculinas hubo menciones, más o menos contundentes, a la celebración del Día de la Mujer y a la postura de la oposición para celebrarlo: «No queremos que las mujeres lleguen solas ni borrachas», rechazó Jorge Buxadé, portavoz del partido. Ortega Smith hizo morder el anzuelo con una alusión histórica: «El 8M es una fecha que cambió el mundo, una fecha muy importante… y para olvidar. Un 8M empezó la Revolución Rusa y desde entonces más de cien millones de personas han perdido la vida por una de las ideologías más denigrantes y totalitarias: todavía hoy sufrimos la lacra del comunismo».

Irene Montero, ‘invitada’ de honor

Que la mujer sería tema importante de conversación se intuyó ya desde antes del comienzo del congreso, cuando en las pantallas del escenario se reprodujo un vídeo en el que Lourdes Méndez, diputada nacional de Vox por Murcia, reprendía a Irene Montero respecto a una discusión sobre Educación. En el momento en que la ministra de Igualdad intervino, el graderío coreó un abucheo al unísono como no se escuchó otro en toda la mañana, ni siquiera cuando otros intervinientes mencionaron Cataluña o la inmigración, otros dos temas candentes en las alocuciones del partido.

Abascal, encorajinado por la respuesta del público a sus alusiones sobre el feminismo, no sólo recordó el ministerio de Irene Montero, «uno a la medida de la pareja del vicepresidente» sino que aseguró que su único objetivo es «que nuestras hijas lleguen solas y borrachas a casa mientras aplauden las rebajas penales a los violadores». El líder de Vox apeló incluso a Pedro Sánchez: «Desde que llegó a la Moncloa, las violaciones no han dejado de aumentar de manera dramática».

Comentar ()