Política

El Congreso suspende su actividad tras el positivo por coronavirus de Ortega Smith

El hemiciclo del Congreso de los Diputados, el día que echó a arrancar la legislatura que ahora acaba (21 de mayo).

El hemiciclo del Congreso de los Diputados. EP

El cierre de guarderías, colegios, universidades y centros de mayores era solo el principio. El Congreso de los Diputados ha decidido suspender su actividad parlamentaria después de conocerse el positivo por coronavirus del diputado de Vox, Javier Ortega Smith, según ha adelantado La Sexta y ha confirmado la presidenta de la Cámara Baja, Meritxell Batet.

Batet ha justificado la decisión de la Mesa del Congreso de paralizar la celebración de las actividades previstas para esta semana «no por medidas sanitarias», sino porque «un grupo de 52 diputados ha decidido no asistir», lo que «reduce la legitimidad democrática de las votaciones que podríamos tomar esta semana».

Pese a todo, la presidenta del Congreso ha comunicado que este jueves volverá a reunirse la Junta de Portavoces para abordar las decisiones que afectan al pleno y «garantizar el cumplimiento de la función del poder legislativo». Todas las decisiones que se han tomado en el órgano rector este martes han contado con el apoyo unánime de todos los grupos parlamentarios.

Los últimos acontecimientos han precipitado el aplazamiento de las actividades previstas para este martes, miércoles y jueves. Quedan suspendidas por tanto las sesiones de control al Gobierno para esta tarde y para mañana por la mañana, así como el resto de comisiones parlamentarias a excepción de la Comisión de Sanidad que contará con la comparecencia del ministro Salvador Illa y que se celebrará el próximo jueves.

Vox ha hecho público este martes un comunicado en el que informaba del contagio de su secretario general y pedía la suspensión de todas las sesiones en el Congreso y en el Senado, hasta que las autoridades sanitarias den por controlado el brote de la enfermedad de Wuhan, en que Madrid se ha convertido en el principal foco de la epidemia. A nivel nacional, hay ya más de 1.600 casos confirmados y 35 muertes.

Tanto la Mesa del Congreso como la Junta de Portavoces se han reunido de manera excepcional. Hasta ahora sólo se había decretado aumentar las labores de limpieza en los edificios del Congreso y del Senado y promover iniciativas como la suspensión de actividades extraparlamentarias, como la celebración de seminarios, o la cancelación de visitas guiadas.

El Parlamento «no se cierra ni en una guerra»

La portavoz del Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, ha comparecido justo después de tomarse la decisión de suspender la sesión de control de esta semana por el coronavirus, y ha insistido en la necesidad de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparezca en el Congreso para explicar en qué consiste su «plan de choque» y ejercer «un liderazgo» ante la crisis, con el objeto de paliar «el miedo y la incertidumbre» que sienten muchos españoles.

Álvarez de Toledo ha tratado de dejar claro que ha habido unanimidad en la decisión de aplazar el Pleno por el contagio de Smith, aunque su grupo ha «insistido» en que los plazos de paralización debían ser «mínimos». «La democracia no se pone nunca en cuarentena» y el Parlamento «no se cierra ni en una guerra».

Aunque no ha querido entrar en materia, la diputada por Barcelona ha señalado que «no sé si es compatible decir que todos a la calle el domingo y todos a casa el lunes», apuntaba. Por el momento, ha afirmado, no se tomará ningún tipo de medida de cara a la celebración de las campañas electorales -en Galicia y País Vasco comienzan la próxima semana-. «Las elecciones se tienen que celebrar en la más absoluta normalidad», ha subrayado.

Comentar ()