El rey Juan Carlos no ha recibido por el momento ninguna notificación, comunicación o requerimiento de autoridad judicial o fiscal alguna, ya sea nacional o extranjera.

Así lo asegura en un comunicado remitido a Efe este martes el abogado del anterior jefe del Estado, Javier Sánchez-Junco, el letrado que don Juan Carlos informó el pasado domingo que había elegido para ejercer su defensa.

Una designación después de las informaciones sobre una fundación creada por él en Suiza vinculada a una donación de 65 millones de euros de Arabia Saudí de la que es beneficiario Felipe VI y tras las que el rey anunció también el domingo que renunciaba a la herencia de su padre y le retiraba la asignación presupuestaria que recibía anualmente.

En su comunicado, Sánchez-Junco constata que el padre de Felipe VI le ha designado para asumir su representación y ejercitar cuantas acciones sean necesarias en ejercicio de su derecho de defensa.

Añade a continuación que el rey Juan Carlos «no ha recibido por el momento ninguna notificación, comunicación o requerimiento de autoridad judicial o fiscal alguna, nacional o extranjera».

Además, subraya que, «una vez se cuente con elementos de conocimiento suficientes, se darán las informaciones oportunas».

La Fiscalía Anticorrupción ha pedido recientemente a Suiza investigar una supuesta donación de 65 millones de euros desde una fundación panameña vinculada al padre del rey a una cuenta de Corinna Larsen.

Una petición en el marco de la investigación abierta en relación con el pago de posibles comisiones en la adjudicación del AVE a La Meca y que recayó en 2011 a un consorcio de empresas españolas.

El pasado mes de octubre, la Fiscalía suiza ya pidió a la Audiencia Nacional los audios de la reunión mantenida entre Corinna Larsen y el excomisario José Villarejo en Londres en 2015 para incorporarlos a la investigación de los presuntos testaferros de Juan Carlos I en cuentas bancarias en el país helvético.

La cinta grabada por Villarejo, en la que se hablaba de las cuentas en Suiza y de las presuntas comisiones concedidas a Juan Carlos I, fueron intervenidas en la Operación Tándem en noviembre de 2017, que llevó a la cárcel al excomisario por espionaje y extorsión.

La Fiscalía suiza considera que 100 millones de dólares procedentes del rey saudí Abdul Aziz Al Saud llegaron a una cuenta en Panamá de la Fundación Lucum de la mano de sus gestores en Suiza, Dante Canónica y Arturo Fasana, presuntos testaferros del rey Juan Carlos.

Según las informaciones publicadas por algunos medios, de los 100 millones de dólares, don Juan Carlos habría transferido el equivalente a unos 65 millones de euros a Corinna Larsen en septiembre de 2012, tras el escándalo de la cacería en Botsuana.

El abogado de la aristócrata alemana sostiene que se trató de un regalo «no solicitado», como una forma de «donación para ella y su hijo, con los cuales él se había encariñado».