Política Crisis del coronavirus

Sánchez anuncia un plan de 200.000 millones para evitar la recesión

Apela a la necesidad de que España tenga unos "Presupuestos de emergencia, de reconstrucción social y económica"

logo
Sánchez anuncia un plan de 200.000 millones para evitar la recesión

Pedro Sánchez, en Moncloa. EFE

Resumen:

Nueva comparecencia del presidente del Gobierno tras la reunión, esta ordinaria, del Consejo de Ministros, que ha implementado un nuevo paquete de medidas de índole laboral y social, con la multimillonaria inversión de 200.000 millones de euros, de ellos 117.000 de dinero público. Se trata, ha subrayado, de la mayor movilización económica que aborda nuestro país, en este caso, para hacer frente al contagio del coronavirus.

El nuevo paquete de medidas incluye la moratoria en el pago de hipotecas, de modo que «nadie será desahuciado de su casa por una situación difícil»; la reducción en los trámites de los Ertes para que los trabajadores puedan cobrarlos con prontitud; facilitar que los autónomos que también puedan cobrar con rapidez una prestación en casa de cese de su actividad y facilitar la reducción de jornadas laborales como opción al despido, además de nuevas facilidades para poder conciliar la vida familiar. En fin, todo un conjunto de medidas «para una crisis coyuntural, temporal», ha insistido varias veces el presidente. «Queremos que se mantenga el empleo, porque las empresas seguirán necesitando a sus trabajadores cuando se recupere la normalidad», ha dicho en otro momento de su intervención.

Tras un Consejo de Ministros que ha ido bastante engrasado, ha afirmado en su comparecencia pública que estamos ante «un desafío global y todos los países estamos dando pasos en un camino lleno de sombras y contando con pocas certezas», ha dicho el presidente. Respecto a durante cuanto tiempo que se puede mantener esta situación para las arcas españolas, ha indicado que el tiempo «va a depender de nosotros mismos» y reiterado que «no vamos a dejar a nadie detrás». Este parón en seco, «es coyuntural».

El inquilino de la Moncloa ha apelado a la necesidad de que España tenga unos «Presupuestos de emergencia, de reconstrucción social y económica». El Gobierno tiene el interés y voluntad de presentar unos PGE «que impliquen haber vencido al virus y situarnos mirando hacia el futuro, olvidando lo que ha pasado y recuperando el vigor económico y social».

Es una «situación excepcional que requiere medidas excepcionales para proteger hoy nuestra salud y los efectos económicos y sociales», ha proseguido. El objetivo es «doblegar la curva» de contagios. Por eso ha hecho un llamamiento a la responsabilidad y la paciencia.

De los tres hitos a la «victoria total» para vencer al virus

«Quedan días para alcanzar ese punto. El segundo hito será cuando el de altas médicas sea superior al de nuevos infectados, para lo que van a pasar semanas. Y, el tercero, cuando los contagios caigan en picado». La victoria total «será cuando dispongamos de una vacuna». Incluso ha llegado a parafrasear a Churchill para señalar que «no nos rendiremos jamás».

Sánchez, que ha admitido haber pedido ayuda al presidente chino, con el que ha hablado esta mañana, ha agradecido la colaboración de sindicatos, empresarios y líderes políticos de otras formaciones, así como a los presidentes autonómicos por su anunciado apoyo a estas medidas, que presentará este miércoles en el Congreso de los Diputados, donde explicará ante un hemiciclo prácticamente vacío, el alcance del Estado de alarma. En este sentido, ha dicho esperar que la situación de alarma «dure lo menos posible».

No ha dejado de ser significativo que Sánchez haya justificado que el Consejo de Ministros extraordinario del pasado sábado, el mismo que sacó adelante el decreto del Estado de Alarma, durara horas «porque se trataba de derechos fundamentales». Y cuando el gobierno tomó esa decisión «no es porque hayamos tenido problemas de discrepancias», en un intento por negar divisiones internas con Unidas Podemos, pero «si debates, porque son importantes».

Asimismo, el Consejo ha dado un paso más en algunas de las medidas que contiene el decreto del Estado de Alarma. Limitando aún más el tránsito en sitios públicos como playas además de la posibilidad de que «la autoridad competente» pueda suspender cualquier actividad que esté permitida al tiempo que se habilita a Sanidad para ampliar, modificar o restringir estas actividades permitidas.

Comentar ()