«Estamos dando la mayor respuesta de la Historia de la Unión Europea». La presidenta de la Comisión Europea ha señalado que las distintas instituciones han puesto a disposición un paquete de ayuda excepcional.

Ursula von der Leyen ha presentado la propuesta de la Comisión para afrontar el duro golpe al empleo en la Unión Europea como consecuencia de las medidas impuestas en los diversos países para contener la propagación del Covid-19. «Nuestra propuesta es para ayudar a la gente, a las empresas, y el sistema de seguridad social de las naciones. Se financiará gracias a la solidaridad europea», ha dicho la presidenta de la Comisión Europea.

La Comisión propone que se disponga de 100.000 millones de euros en «un esquema de ayudas al mantenimiento del empleo llamado SURE para apoyar a los países de la UE más afectados, incluidos Italia y España. Salvará millones de empleos durante la crisis y nos permitirá relanzar rápido el motor económico europeo».

El esquema es parecido al modelo alemán denominado Kurzarbeit o la Cassa Integrazione italiana. Es decir, la Unión Europea actuaría para reasegurar los empleos. El modelo consiste en que el fondo europeo para el empleo que debería aprobar el Consejo Europeo subsidia a las empresas y paga la mayor parte del salario a los empleados que iban a ser despedidos. De esta forma, se puede mantener la actividad hasta que se normalice la situación.

El Estado se haría cargo de las cotizaciones empresariales y subsidia a los empleados durante este momento de crisis, y estos 100.000 millones de euros estarían destinados a este fin. Pueden acceder todos los Estados de la Unión Europea.

Este plan ha de aprobarlo el Consejo Europeo en su próximo encuentro. La última videconferencia que celebraron los líderes de los Veintisiete acabó en fracaso, debido a la división entre los países más afectados por el coronavirus como Italia y España, partidarios de que se mutualice la deuda a través de los eurobonos, y los detractores de esta fórmula como Alemania y Países Bajos.

La presidenta de la Comisión Europea, que ha elogiado a italianos y españoles en artículos en medios locales como auténticos héroes en la lucha contra el coronavirus, no ha querido hablar de cómo financiar el necesario Plan Marshall para reconstruir la economía europea tras el golpe de esta crisis sanitaria.

Von der Leyen se ha remitido a señalar que es el presupuesto europeo el que ha de dar cuenta de este proyecto para evitar una destrucción masiva de empleo, como ya se está apreciando en los países de la UE. En España 833.000 personas han perdido su empleo en el mes de marzo, un récord histórico.