Madrid 2020. La imagen del hospital de campaña montado en horas en los pabellones de la Feria de Madrid es impactante. La edición en papel el Financial Times de este lunes abre con esta foto y un titular que nos hace también viajar en el tiempo: «España clama por un nuevo Plan Marshall de los estados de la UE para acometer la recuperación». Otros medios internacionales también se hacen eco de esta demanda del jefe del gobierno español, Pedro Sánchez.

El diario británico alude a la comparecencia de Sánchez, que este domingo ha anunciado a la población que el confinamiento para contener la propagación del coronavirus se prolongará hasta el 11 de abril, 15 días más de lo inicialmente previsto.

Sánchez se refirió a un Plan Marshall de la Unión Europea para combatir los efectos económicos de la crisis del coronavirus. Apeló a la Comisión Europea para que responda a esta crisis de salud pública y realizó un llamamiento para que se ponga en marcha un plan de recuperación.

Esta crisis afecta a toda la Unión Europea. Necesitamos un gran Plan Marshall de reconstrucción», remarcan el ‘FT’, Reuters, ‘Politico’ y ‘Handelsblatt’ de la intervención de Sánchez

«Esta crisis afecta a toda la Unión Europea. Necesitamos articular un gran Plan Marshall de reconstrucción. Estamos haciendo un extraordinario esfuerzo fiscal, pero es importante que no quede reducido al nivel nacional», dijo Sánchez, en una intervención que ha sido remarcada con esa alusión al Plan Marshall por Reuters, Politico, y The Times.

El Plan Marshall, llamado así porque lo propuso el entonces secretario de Estado de EEUU George Marshall en 1947, tenía como objetivo evitar la insolvencia europea tras la II Guerra Mundial. A EEUU le interesaba fomentar la recuperación para evitar consecuencias devastadoras en su economía.

A la vez trataba de impedir la expansión del comunismo. Oficialmente se llamó European Recovery Plan. EEUU destinó unos 14.000 millones de la época. Estuvo en marcha durante cuatro años desde 1948. El país más beneficiado fue el Reino Unido.

Los medios internacionales llaman la atención sobre la velocidad de propagación del coronavirus en España, el cuarto país del mundo en número de casos, casi 30.000 y más de 1.800 muertos.

Como hizo el presidente francés, Emmanuel Macron, en su discurso a la nación del 16 de marzo, Sánchez también dijo: «Estamos en guerra». Los dos se refieren a una «guerra sanitaria», una guerra con un enemigo invisible pero que puede causar un gran daño a la Unión Europea. Es el gran desafío al que se enfrentan los Veintisiete.

Sánchez dijo que España defiende que el Mecanismo de Estabilidad (MEDE), del que se dotó la UE después de la crisis de 2008, emita bonos que mutualicen la deuda a nivel europeo. También abogó por crear un fondo europeo de desempleo, complementario a los planes nacionales.

En el Handelsbatt, periódico económico alemán de referencia, han destacado cómo Sánchez se refiere a «una crisis simétrica, que concierne a todos los países». Subraya este medio, en una crónica firmada por Hanke, Louven y Krieger, cómo el jefe del gobierno español dijo que «la UE debe dar una respuesta conjunta. Hemos de formular un Plan Marshall». Con la alusión clara a la dramática situación: «Europa está en guerra».

También en Handelsblatt remarcan la propuesta de Sánchez por los eurobonos y el fondo europeo de desempleo. «Europa es mucho más que un mercado único. Europa es una filosofía, conunos principios a favor de los derechos humanos y en defensa del progreso. Es una necesidad y una posibilidad: hemos de legitimar el proyecto europeo».

Este martes se reúnen los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea. El jueves tiene lugar la cumbre de los jefes de Estado y de gobierno por videoconferencia.

En estos encuentros se espera que se acometan medidas para paliar los devastadores efectos de la propagación del coronavirus en la Unión Europea, especialmente en países con una economía de servicios como es el caso de España.