JxCat ha registrado este lunes una propuesta de reforma del Reglamento del Parlament para habilitar de forma inmediata que toda la actividad parlamentaria se pueda hacer por vía telemática. La propuesta ha cogido con el pie cambiado a sus socios de ERC, que confiaba en encaminar esta reforma en la ponencia de la que participan todos los grupos. JxCat aprovecha así la crisis del coronavirus para proponer por la puerta de atrás una reforma que en la práctica permitiría que Carles Puigdemont o cualquier otro de los líderes independentistas huidos pueda ejercer como diputado desde Bélgica.

Entre los grupos de la oposición cunde la alarma, ante la posibilidad de que los independentistas impongan de nuevo su voluntad en el pleno que probablemente se convoque el próximo 26 de abril para aprobar los decretos extraordinarios para hacer frente a la crisis sanitaria y el presupuesto de la Generalitat para 2020. Un pleno presencial, pero reducido y con voto delegado, en el que Jxcat podría tener la tentación de pedir una modificación del orden del día y la aprobación por lectura única de su reforma. Como en los del 6 y 7 de septiembre de 2017.

Informe de los letrados

Los neconvergentes presentan su propuesta como una traslación del informe solicitado a los letrados de la cámara desde que el inicio de la crisis obligó a suspender la actividad parlamentaria, y el partido de Puigdemont y Quim Torra abogó por celebrar plenos telemáticos. Los letrados apuntan en su informe dudas jurídicas sobre la celebración de plenos no presenciales. Pero sobre todo apuntan a las dificultades técnicas de habilitar un sistema telemático que permita participar a los 135 diputados en el debate y dé garantías de voto para todos en tiempo real.

Unas dificultades que no han frenado a JxCat, cuyo portavoz, Eduard Pujol, considera su propuesta avalada por ese informe. JxCat propone además aprobar la reforma en lectura única porque «estamos convencidos de que generaráa un amplio consenso y así podrá ser de aplicación inmediata». Su propuesta, sin embargo, rompe el consenso tejido en los últimos días desde Esquerra, reconocen los republicanos, que han respondido abogando por seguir la tramitación en ponencia, como se ha hecho hasta ahora.

ERC «ha dado un paso adelante» para «blindar la participación politica a distancia en casos de excepcionalidad colectiva» argumentan los republicanos en una nota emitida tras el anuncio de JxCat. Lo ha hecho, recuerdan, en consenso con JxCat, PSC, comunes y la CUP, a los que habría hecho llegar una propuesta de reforma «que recibieron bien», aseguran, «hasta que este lunes JxCat ha anunciado la presentación de una propuesta propia».

ERC reivindica su propuesta

Los republicanos hablan en su propuesta de «excepcionalidad colectiva» y advierten contra la tentación de que «se aproveche la excepcionalidad para priorizar intereses partidistas». Pero la propuesta registrada por JxCat, habilita la participación telemática en plenos presenciales -y por tanto ordinarios- siempre que la Mesa lo acuerde. Una posibilidad que el reglamento ya recoge, pero sólo para votar y cuando está justificado por baja médica del diputado.

Con la propuesta de JxCat, cualquiera podría no sólo votar, sino intervenir en los plenos telemáticamente siempre que lo aprobara la actual mayoría independentista de la Mesa. Una reforma a medida de los líderes independentistas fugados, aunque parece altamente improbable que Carles Puigdemont o Toni Comin vayan a renunciar ahora mismo a su condición de eurodiputados y la inmunidad que ésta les otorga.

Eduard Pujol, portavoz del grupo parlamentario de JxCat, señala que cuando entramos en la cuarta semana de confinamiento «constatamos que ha habido avances en el funcionamiento telemático del Parlament pero no es suficiente». Pujol ha reclamado que el Parlament «funcione a pleno rendimiento» y que el pleno sea operativo para tramitar las iniciativas parlamentarias necesarias. Por eso, argumenta, proponemos la reforma del reglamento por lectura única y en paralelo trabajaremos la reforma debatida en la comisión.