Política

Madrid confirma 3.479 muertes en residencias con síntomas del virus pero sin recibir un test

En total han fallecido 4.750 personas en residencias de ancianos en el último mes, de las que 4.260 han muerto con coronavirus o con síntomas de la enfermedad

EFE

En el último mes, 4.260 personas han fallecido en las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid con coronavirus o con síntomas de la enfermedad. Se trata de una cifra que da cuenta del terror que se vive en estos centros desde que comenzó la crisis, y cuyos datos ha desgranado este miércoles el vicepresidente regional Ignacio Aguado, en una rueda de prensa telemática posterior a la reunión del Consejo de Gobierno que preside Isabel Díaz Ayuso.

En concreto, el portavoz regional ha detallado que entre el 8 de marzo y el 8 de abril se han registrado un total de 4.750 muertes en las residencias madrileñas, de los cuales hay 781 personas que fallecieron por coronavirus confirmados a los que se les practicaron las pruebas y un total de 3.479 personas murieron con síntomas de la enfermedad, pero que no entran dentro de la cifra oficial de fallecidos por el virus al no haber recibido ningún test diagnóstico que lo acredite. Los 490 restantes habrían fallecido por diversas causas ajenas al virus.

Por tanto, el Ejecutivo madrileño asume que el grueso de muertes en residencias se debe al impacto del Covid-19, y que cerca de 3.500 personas podrían haber fallecido por coronavirus sólo en los 710 centros de la región (públicos, privados y concertados), si bien no se les ha llegado a hacer la prueba y por tanto no entran dentro del cómputo oficial de muertes por el virus, que elabora diariamente el Ministerio de Sanidad. En una entrevista para El Independiente, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, reconocía que la estimación de contagiados en la Comunidad de Madrid superaba los 100.000.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid ha admitido que «las cifras son mucho más altas que las de un mes ordinario» porque «cuando el virus entra en una residencia causa verdaderos estragos». «En apenas 24 horas, una persona mayor puede pasar de estar bien a perder la vida», lamentaba Aguado, que ha recordado que la ausencia de test impide conocer el número de contagiados reales. «Tanto los datos de contagiados como los de fallecidos son engañosos, ya que solo computan los que han dado positivos previos».

Añadía además el dato de que, actualmente hay en torno a 50.000 personas ingresadas en centros de mayores en la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional ya ha puesto en marcha dos hoteles cedidos por el empresario Kike Sarasola para comenzar el traslado de ancianos sanos, sin síntomas, con el objeto de cortar la cadena de contagios.

Aguado ha confirmado además que «esta tarde» comenzarán a distribuirse parte de los 206.000 test rápidos de los que dispone la región en las residencias de ancianos, lo que permitirá actualizar la información disponible y tener datos más reales, aunque avisa: «Serán necesarios millones» para extenderlos a toda la población y frenar el avance del virus.

Comentar ()