Política

Plante de presos y quema de papeleras en Ocaña I en protesta por la ausencia del médico de la prisión

Imagen de Ocaña I, con el humo del fuego causado por los presos.

La tensión en las prisiones como consecuencia de la crisis sanitaria causad por el coronavirus ha aumentado hoy en la prisión de Ocaña I de Toledo, donde los presos han organizado un plante durante el que han prendido un fuego en el patio de la prisión con papeleras y sillas. El plante de los presos, confirmado por Instituciones Penitenciarias se ha iniciado cuando un preso ha caído desmayado en el patio de la prisión. Otras fuentes señalan que por un ataque epiléptico. Ante la ausencia del médico, que estaba de «guardia localizada», esto es, no estaba en prisión pero si localizable, los presos han empezado a protestar.

Durante su protesta los presos han quemado los objetos que han encontrado en el patio. «Los internos comienzan a prender papeleras, sillas de plástico y se negaban a subir a celdas, por lo que han tenido que intervenir todos los funcionarios de servicio y llamaron a otros que estaban de libranza que viven en Ocaña para ayudar a reducir el plante», señalan fuentes del funcionariado de prisiones. Las organizaciones del funcionarios no han tardado en hacerse eco de la protesta en redes sociales.

Según Instituciones Penitenciarias los presos han cesado su protesta y se han ido a comer. Después de salir del comedor una treintena de ellos ha retomado el plante y ha permanecido hasta las 16:00 en el patio. En ese momento han desistido y se han retirado a sus celdas.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), advierte de que este suceso es un ejemplo de la tensión que se está viviendo hoy en las prisiones españolas por la falta de equipos de protección y en general medios adecuados frente a la crisis del coronavirus.

En este sentido, la Central Sindical reclama que se realicen con urgencia los test al personal actualmente en cuarentena, en torno a un millar de trabajadores y trabajadoras, para que en el caso de dar negativo puedan reincorporarse cuanto antes a las de por sí mermadas plantillas de Instituciones Penitenciarias. Además, exigen al Gobierno que cumpla con su palabra y contrate a los 40 sanitarios prometidos en el transcurso de esta crisis para atender las necesidades que pudieran sobrevenir

Desde el inicio de la crisis sanitaria tanto organizaciones sanitarias de prisiones como organizaciones de funcionarios han demandado mayores recursos médicos y de protección para evitar que el coronavirus se extienda por la cárcel. La preocupación radica en que en las prisiones abunda la población de riesgo con muchas personas inmunodeprimidas por el VIH, pacientes oncológicos y ancianos a lo que hay que añadir la dificultad de mantener la distancia social. Además la posibilidad de que se produzca un motín en una cárcel se vive con preocupación tanto por el funcionariado de vigilancia como por el sanitario.

Comentar ()