Los españoles consideran a EEUU y a China como amenazas igualmente preocupantes, especialmente debido a la guerra comercial entre ambas potencias, principalmente, según el último Barómetro del Real Instituto Elcano, presentado este miércoles en rueda de prensa online. La guerra comercial entre EEUU y China se percibe como la principal amenaza procedente de estos países. La encuesta, realizada entre el 2 y el 19 de marzo y coordinada por Carmen González Enríquez. España declaró el estado de alarma por la propagación del coronavirus el 14 de marzo.

La preocupación por el contagio de enfermedades como un riesgo ligado a China también se percibe en el sondeo, ya que es el segundo factor por el que los españoles temen al país asiático, después de la competencia comercial. Los españoles siguen temiendo, antes que cualquier otra cuestión, en el ámbito internacional el terrorismo.

Aunque pueda parecer contradictorio, también China y Estados Unidos son los aliados que preferiríamos tener los españoles en este siglo XXI. China se coloca por encima de América Latina. «Es racional preferir como aliado a la fuerza que se percibe como enemigo», señala la investigadora Carmen Enríquez.

Según Mario Esteban, investigador en el Real Instituto Elcano especializado en China, señala que la política de España hacia China siempre ha sido una política de Estado. Sin embargo, ahora se aprecia cómo «la política doméstica se ve cada vez más salpicada por el papel de China». Aquí el factor diferencial lo introduce Vox, como se ha visto en las declaraciones de varios de sus dirigentes de esta formación política, en línea con lo que defiende Donald Trump en Estados Unidos.

A juicio del investigador, «a China no le ha venido bien esta crisis, pero tampoco tan mal», como era previsible al principio de los contagios, originados en Wuhan, provincia de Hubei. «China se percibe como amenaza en términos económicos… Si bien la crisis ha evidenciado de que China para España es un socio necesario por el suministro de productos médicos».

Dentro de la Unión Europea, hay un cambio relevante en cuanto a las preferencias de los españoles respecto a qué país debería ser el principal aliado de España. Alemania lideraba la lista hasta ahora, pero ahora Francia es la preferida.

«Francia adelante a Alemania porque la crisis de la epidemia ha provocado un enfrentamiento entre los países del sur y los del centro-norte, en el que Francia se ha situado al lado de España y e Italia en sus propuestas de mayor respuesta económica europea conjunta, frente a Alemania y Países Bajos, renuentes a aceptar esta mayor solidaridad económica», señala el informe. Si se matiza esta posición, como parece, puede haber variantes en un futuro próximo.

Como líderes internacionales, para los españoles la más valorada es la canciller alemana, Angela Merkel, la más longeva en el cargo en la Unión Europea. Está seguida del Papa Francisco y por el presidente francés, Emmanuel Macron.

El líder internacional peor valorado es el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, con 2,1 puntos sobre 10. Tanto el presidente chino, Xi Jinping, como el líder ruso, Vladimir Putin, están mejor considerados por los españoles que Trump.

Pocos españoles saben que este año hay elecciones en Estados Unidos, apenas un 27%, y no son conocidos los candidatos demócratas: más del 70% ignoraba sus nombres en marzo, cuando los medios estaban focalizados en las primarias.

Sin embargo, cada vez más españoles dan relevancia a la política internacional. El interés por las noticias del exterior ha crecido 20 puntos en un año: del 41% al 61%.

El orgullo de ser español

Un efecto positivo del coronavirus está siendo que la valoración de España por los ciudadanos está aumentando y casi roza el notable (6,8 sobre 10). Es la segunda mejor nota del registro histórico desde 2008, justo antes de la crisis financiera.

La mayoría de los españoles (56%) se siente «muy orgullosa» de serlo en tiempos de coronavirus. Son 15 puntos más que un año antes. Bastante orgullosos están un 26%. Es decir, un 82% de los españoles están contentos con su actuación. Solo un 5% declara que no se siente español.

Esta recuperación del orgullo se aprecia en todos los segmentos ideológicos: sigue siendo más fuerte entre la derecha, pero aumenta en todos los casos», dice Carmen González Enríquez

«Esta recuperación del orgullo se aprecia en todos los segmentos ideológicos: sigue siendo más fuerte entre la derecha que entre la izquierda, pero aumenta en todos los casos», señala el informe del Real Instituto Elcano.

«Las situaciones de crisis tienen efecto de aumentar la cohesión del grupo y provoca esa reacción de aumento del apoyo a los que consideras que pertenecen al grupo, ya sea la familia, el pueblo o la nación», explica Carmen González Enríquez sobre esta conclusión del informe.

Y lo que demandan estos españoles que van recuperando la autoestima en un momento crítico dan prioridad a la lucha contra el cambio climático y, en segundo lugar, a la inversión en países en desarrollo. Una minoría se refiere a que hay que impedir la inmigración irregular. Demandan una mayor inversión en ciencia y tecnología en el presupuesto europeo, así como en energías renovables.