El Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, José Manuel Santiago, ha sido ovacionado por el resto del Comité Técnico de Gestión durante la rueda de prensa diaria tras asegurar que durante sus «40 años de servicio» en el Instituto Armado siempre ha priorizado a las personas y no a la ideología. «Todos somos un equipo», ha enfatizado.

De esta forma, el general Santiago ha querido salir en su propia defensa tras sus polémicas declaraciones de ayer, en las que afirmó que una línea de trabajo del Instituto Armado contra los bulos consiste en «minimizar ese clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno».

«En mis 40 años de profesión, en la lucha contra ETA y en misiones en el extranjero, si hay una cosa que he aprendido es que que lo primero son las personas, no hay ideologías. Todos somos un equipo», ha argumentado este lunes el general, ovacionado por sus compañeros del Comité tras pronunciar estas palabras. Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, también ha salido en defensa del Jefe del Estado Mayor del Instituto Armado: «No creo que utilizar fallos en los discursos para hacer daño a los técnicos sea decente».

Ayer, en la rueda de prensa tras la reunión del comité de seguimiento de la crisis del coronavirus, el general José Manuel Santiago afirmó que una de las líneas de trabajo del cuerpo frente a los bulos es «minimizar ese clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno» desmintiéndolos a través de las redes sociales.

El responsable de la Guardia Civil que comparece diariamente tras la reunión del comité de seguimiento de la pandemia definió dos direcciones para combatir las noticias falsas. Por un lado, en la de «evitar el estrés social que producen toda esta serie de bulos» y, como segunda línea de trabajo, «minimizar ese clima contrario a la gestión de crisis por parte del gobierno». «Todos esos bulos los tratamos de desmentir a través de nuestras redes sociales», añadió.

Estas declaraciones fueron rectificadas por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que las atribuyó a un «lapsus» tras ser preguntado por los periodistas, y posteriormente matizadas por el cuerpo, que defendió que vigila los bulos respetando la libertad de crítica.

Pero estas rectificaciones no han evitado una oleada de críticas de los partidos de la oposición frente a lo que entienden como un control a la libre crítica al Gobierno. En concreto, PP, Vox y Cs exigieron comparecencias parlamentarias de responsables de Interior y dimisiones tras las declaraciones en las que el jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil.