La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha recordado emocionada, al final de su comparecencia ante la Comisión del área en las Cortes, a los sanitarios fallecidos por la pandemia provocada por el Covid-19. Casado ha tenido que interrumpir su discurso en varias ocasiones entre el aplauso de los procuradores de apoyo a los familiares de los fallecidos por coronavirus.

La consejera ha finalizado su intervención con una mención especial a Isabel Muñoz, médico de familia en el Centro de Salud Rural Fuente de San Esteban; Luis Fernando Mateos, médico de Familia del Centro de Salud Rural Linares de Riofrío; Antonio Gutiérrez, coordinador del Centro de Salud 72 Rural Eras de Renueva; Marisol Sacristán, celadora en el Hospital General de Segovia; y Yolanda Hernando, auxiliar de clínica del Hospital Fuente Bebermeja de Burgos.

Estos cinco profesionales son los «compañeros que han perdido la vida en estas semanas», ha lamentado Casado, que ha lucido durante su comparecencia un crespón negro en la solapa y ha sentenciado con voz entrecortada que el coronavirus «ha sido un punto de inflexión en todos los ámbitos».

«Van a darse momentos difíciles y complicados, pero si algo ha demostrado el Covid-19 durante estos dos meses es que, ante él, si todos estamos unidos y trabajamos juntos, somos capaces de vencerlo», ha señalado.