Política

Costa: "hay que evitar la foto Torrent-Aragonés" con el cheque de la donación del Parlament

Josep Costa y Roger Torrent, las dos caras del independentismo al frente del Parlament Job Vermeulen

El vicepresidente del Parlament, Josep Costa, ha quedado hoy en evidencia ante sus socios de gobierno y dejado bien claro hasta donde llega su animadversión hacia el presidente de la cámara, el republicano Roger Torrent. «Tenemos que evitar como sea la foto Torrent-Aragonés dándose un cheque para luchar contra el coronavirus» ha asegurado Costa en una llamada al vicepresidente primero, Juan García, de Cs. El problema es que Costa -mano derecha de Carles Puigdemont en el Parlament- había olvidado que tenía el micrófono abierto de su ordenador y todos los miembros de la Mesa, que acababa de reunirse telemáticamente, han oído el comentario.

En debate estaba la donación del remanente del Parlament de 2019, más de dos millones de euros, a hospitales e institutos de investigación públicos para ser empleados en la lucha contra el Covid-19. La Mesa, integrada por David Pérez (PSC), Eusebi Campdepadrós (JxCat) Laura Vílchez (Cs) y Rut Riba (ERC) ha acordado la donación, que debía ser ratificada por la Mesa ampliada, a la que se incorporan representantes los Comunes, PP y la CUP. Ha sido entonces cuando Costa ha llamado a García para recabar su apoyo en contra de Torrent en la siguiente reunión.

«El que quiera una campaña de marketing que se la pague de su bolsillo» ha rematado Costa sin ser consciente de que todos sus compañeros de Mesa le escuchaban. Cuando iba a concluir la reunión, Torrent ha confirmado que la donación se haría por transferencia y no por cheque bancario «para asegurar que nadie, sobre todo el vicepresidente primero, se sienta incómodo».

No es la primera vez que Costa maniobra contra el presidente del Parlament, en la diana de todo el entorno de Puigdemont por haber impedido en su día la investidura telemática del ex president fugado y haber acatado después su suspensión como diputado a instancias del Tribunal Supremo. El último enfrentamiento se produjo a cuenta de las cuentas de la cámara, en las que Costa se negaba a aceptar el presupuesto consignado para la celebración del 40 aniversario del Parlament.

El hombre de Puigdemont en la Mesa veía esta conmemoración como una ocasión de lucimiento de Torrent, por lo que se rechazaba una partida específica, como han hecho durante este año otros parlamentos autonómicos. También en esa ocasión Costa buscó el apoyo de Cs, que rechazó también las cuentas, lo que provocó que por primera vez en la historia los presupuestos planteados por el gobierno de la cámara fueran rechazados en la Mesa.

Comentar ()