Política

Ciudad Real, punto negro del virus: influida por Madrid, con la cepa de Haro y envejecida

La provincia registra la mayor tasa de mortalidad de España con 200,9 fallecimientos por cada 100.000 habitantes

Una persona murió por coronavirus en la provincia de Ciudad Real entre el viernes y el sábado. 24 horas antes, fueron 10 los fallecidos en hospitales de la provincia y 48 horas antes, 5.

Las cifras que el Gobierno de Castilla-La Mancha ofrece diariamente alientan a la provincia más castigada por el virus de toda España, donde las esquelas ya no se cuentan por decenas en los pueblos, como ocurrió los días más duros de la pandemia.

El número total de muertos de Ciudad Real desde el inicio de la pandemia asciende a 1.023, según los datos sanitarios oficiales de este sábado. Un recuento que se eleva casi un 70% en cuanto a las muertes sospechosas por coronavirus si se tienen en cuenta los recuentos de funerarias, cementerios y la Justicia castellanomanchega (Registros civiles).

Pero, ¿qué ha llevado a la provincia manchega a convertirse en el punto negro del mapa con una tasa de mortalidad de 200,9 decesos por cada 100.000 habitantes, la más elevada de España?

Fuentes de la Consejería de Sanidad consultadas por El Independiente lo atribuyen a dos razones principalmente: «la influencia de Madrid y la incidencia de una cepa muy virulenta, que creemos que es la misma que afectó la localidad riojana de Haro, pero para obtener las conclusiones epidemiológicas debemos esperar unos meses a la labor concienzuda de los responsables de Salud Pública», trasladan.

Fuentes del Colegio de Médicos de Ciudad Real consultadas por este diario añaden una tercera razón, la avanzada edad de la población de la zona Mancha Centro donde ha habido más muertos.

La localidad de Tomelloso es la que acumula mayor mortalidad de toda España, con cerca de 200 fallecidos totales entre marzo y abril, según fuentes locales. Allí, uno de los primeros focos se dio entre los miembros de una familia de Haro que se trasladaron a finales de febrero al municipio riojano donde ya había un alto número de contagios. Pero también se han visto golpeado Alcázar de San Juan, donde su alcaldesa elevó a 188 los fallecimientos totales (sin poder especificar cuántos por Covid-19) entre marzo y abril y Pedro Muñoz, donde fuentes del municipio hablan de más de 70 fallecidos en el mismo periodo en una población de poco más de 7.000 habitantes.

Miles de personas se trasladaban a diario a trabajar a Madrid y muchos estudiantes de la capital regresaron a casa de sus familiares

Miles de personas iban todos los días a trabajar a Madrid (zona cero de la pandemia) desde estos municipios antes de decretarse el confinamiento. Muchos estudiantes de la capital regresaron a casa de sus familiares también justo antes de entrar en estado de alarma, como confirman fuentes de los municipios afectados. La vida social de estos pueblos, con viviendas muy próximas, tampoco contribuye. Fuentes consistoriales no esconden que está siendo complicado que la población respete el distanciamiento. Sólo en Ciudad Real capital, la Policía Local ha entregado más de 1.000 propuestas de sanción por incumplir el confinamiento.

El Gobierno de Page pidió la Fase 1

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, solicitó al Ministerio de Sanidad que todas las provincias, incluida Ciudad Real con 8.205 contagiados según las pruebas PCR practicadas, pasaran a la fase 1 el próximo lunes. Sólo Cuenca y Guadalajara, con 2.841 y 2.140 positivos, lo han hecho.

Ciudad Real tenía este sábado 220 hospitalizados por Covid, 90 y 75 de ellos en los hospitales Mancha Centro de Alcázar de San Juan y el Hospital General de la capital

El resto no ha debido reunir los requisitos «cualitativos» del comité de expertos que asesora al Gobierno en la desescalada y los indispensables publicados en el Boletín Oficial del Estado: disponer de 1,5 plazas de Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y 37 camas para enfermos agudos por cada 100.000 habitantes. Ciudad Real tenía este sábado 220 hospitalizados por Covid, 90 y 75 de ellos en los hospitales Mancha Centro de Alcázar de San Juan y el Hospital General de Ciudad Real (HGCR), respectivamente, y 31 en el de Tomelloso. El resto están en Valdepeñas (16), Manzanares (6) y Puertollano (2).

La Consejería de Sanidad no especificó a este medio, según le preguntó, cuántos puestos de UCI y respiradores tienen los hospitales de Alcázar de San Juan y Ciudad Real que dan cobertura a las zonas más pobladas de la provincia ni cuántos pacientes necesitaron ser atendidos en cuidados intensivos en cada uno de ellos. Tan sólo trasladó que «31 pacientes necesitaban respirador en el HGCR y 10 en el Hospital Mancha Centro este viernes».

«Lo peor pasó, pero no hay que perder el miedo»

El presidente del Colegio de Médicos de Ciudad Real, José Molina, recuerda que «los primeros momentos del virus fueron muy duros. La situación ha mejorado, de las tres plantas del Hospital General que se reservaron para pacientes con coronavirus ya sólo queda una abierta, pero no hay que bajar la guardia. No se le debe perder el miedo al virus y me preocupa que la gente lo está haciendo», traslada en conversación telefónica.

Cinco médicos han muerto por el virus en la provincia, tres de ellos en el Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan

Molina recuerda a los cinco médicos que han muerto en la provincia, tres en el Hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan, entre ellos Sara Bravo de 28 años, médica de familia en el cercano municipio conquense de Mota del Cuervo. El presidente de los médicos ciudadrealeños reclama al Gobierno regional equipos de protección y test de seroprevalencia: «Hemos dado el do de pecho y ahora que la situación ha mejorado es necesario, el porcentaje de sanitarios contagiados ha sido brutal», indica.

Ha fallecido nuestra compañera Sara Bravo López, médico de Familia en el Centro de Salud de Mota del Cuervo. En esta…

Geplaatst door Sanidad Mancha Centro op Zondag 29 maart 2020

El especialista explica que «al principio nos enfrentamos a una situación totalmente novedosa, no conocíamos los síntomas». Esa, precisamente, considera que fue una de las razones del masivo contagio y el alto número de fallecimientos. «Esta provincia tiene una población envejecida, con patologías previas susceptibles de agravarse con la enfermedad. Algunos de ellos fueron a los centros de atención primaria y no se les trasladó a los hospitales por su edad, dado el colapso de los peores días. En estos centros sanitarios sólo se hizo la prueba del virus a quienes tenían una clínica compatible. Es muy posible que otros volvieran a su casa con él, aunque sin síntomas», sostiene.

Desde la Consejería de Sanidad confirman que «las mayores cifras de hospitalización las tuvimos en los días finales de marzo y primeros de abril y desde entonces estamos en una constante bajada tanto del número de hospitalizados en camas convencionales, como en críticos». Este sábado, el número total de altas de la región ascendía a 6.062 (1.945 en Ciudad Real) y había 588 personas hospitalizadas en toda la comunidad, según los datos oficiales.

El virus se ceba con las residencias

Igual que en otras comunidades, la Covid-19 se ha cebado con las residencias de ancianos de Castilla-La Mancha, que cuenta con más de 400 centros, 232 con algún caso positivo, según fuentes gubernamentales.

Precisamente en Tomelloso (Ciudad Real) se encuentra la primera residencia privada que tuvo que intervenir el Gobierno regional por su situación. En el centro Elder fallecieron hasta un cuarto de los residentes (más de 50 ancianos) contagiados. Todavía sigue bajo control de la Junta de Comunidades.

La Consejería de Sanidad también ha prestado asistencia sanitaria de médico y enfermera en todas las residencias de la provincia repartidas entre la capital, Puertollano, Manzanares, Valdepeñas, Tomelloso y Alcázar de San Juan.

Según el último dato proporcionado por la Fiscalía General del Estado, en la provincia hay tres investigaciones penales abiertas a residencias de ancianos. También otras dos a un centro hospitalario y a una empresa de servicios sociosanitarios por la atención prestada a mayores.

Francisco José Núñez, presidente de la Asociación de Residencias de la Tercera Edad de Castilla-La Mancha (Artecam), explica que «ya se están realizando pruebas PCR a los mayores y la situación está muy controlada en casi toda la región». Las residencias se han «sectorizado», traslada. Se ha dividido a los mayores entre quienes están o han estado contagiados y quienes no. Para ello, incluso ha habido traslados de unas residencias a otras. La mayoría de los residentes pasa el confinamiento en sus habitaciones. Tan sólo se les permite salir a zonas comunes, de ocio y jardines a quienes tienen mejor salud.

Núñez explica que su asociación y el Gobierno regional trabajan estrechamente y han mantenido reuniones en los últimos días para diseñar el plan de desescalada de las residencias, también para incorporar a ancianos que están en hospitales o sus domicilios. «Muchos mayores están solos y necesitados de cuidados, reclaman entrar en nuestros centros».

El Gobierno central, concretamente el vicepresidente Pablo Iglesias, se ha cebado con sus críticas hacia las residencias privadas de ancianos

No descarta que las asociaciones de residencias se unan a nivel nacional para hacer una defensa conjunta. «El Gobierno central, concretamente el vicepresidente Pablo Iglesias, se ha cebado con sus críticas hacia las residencias privadas de ancianos. No lo podemos permitir. Cuando esta pandemia estalló estábamos completamente desprotegidos. Al principio no teníamos medidas de protección, en los hospitales no se aceptaba a nuestros mayores, vivimos momentos de mucha incertidumbre y la mayoría de centros actuaron lo mejor que supieron y pudieron», defiende.

Asegura que los familiares de los internos «nos han dado toda su confianza. Todos los días se hacen videollamadas con ellos, ven a sus padres y abuelos, conocen la labor de los enfermeros, auxiliares, limpiadoras, cocineros…de todos los trabajadores a los que también quiero reivindicar».

Comentar ()