El gerente de la residencia de ancianos de la Fundación Elder de Tomelloso (Ciudad Real) donde han muerto 15 internos, denuncia que más de 20 trabajadores de una plantilla de 120 se están ocupando de los enfermos de coronavirus porque el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) no les proporciona asistencia de médicos ni enfermeros.

«El domingo se trasladó aquí un equipo de médicos del Sescam. Se llevaron a nueve ancianos al Hospital de Tomelloso y trajeron de vuelta a dos por el colapso en el hospital. Lo único que tengo es un papel que me ha entregado una trabajadora del Sescam en el que dicen que asumen el control del centro, pero aquí no ha venido nadie», denuncia José Manuel Sampedro, gerente de la residencia.

Los primeros enfermos, hace dos semanas

El gerente explica que los cinco primeros enfermos con fiebre, tos y malestar fueron trasladados al hospital hace dos semanas y cuatro de ellos no volvieron. Fallecieron. «Se les atendió normalmente en el hospital, estuvieron en contacto con médicos, familiares y tuvieron un velatorio corriente», explica Sampedro.

Días más tarde, más ancianos comenzaron a tener síntomas y el pasado sábado fallecieron otros cuatro. «Uno de ellos falleció por infarto, otro por insuficiencia respiratoria según establecieron al certificar sus muertes, pero no se les hizo el test post mortem«, expone el gerente.

Un día después, el domingo, fue cuando se trasladó una unidad de médicos del Sescam a la residencia, que hace dos semanas, antes de los fallecimientos, tenía 170 residentes y dispone de una plantilla total de trabajadores de 120 personas.

«No tenemos ninguna indicación concreta. Estamos atendiéndoles y dándoles de comer nosotros mismos con guantes y mascarillas, que eso sí se nos ha proporcionado, como únicas medidas de protección. Estamos haciendo lo que podemos, pero esto parece una morgue», explica con evidente agobio Sampedro.

Parte importante de la plantilla de trabajadores ya está en sus viviendas haciendo cuarentena porque tienen síntomas, pero la mayoría está entrando en contacto con los ancianos, por lo que temen que todos acabarán contagiados.

El Gobierno llevará el caso ante la Justicia

Por su parte, el director general de Salud Pública del Gobierno de Castilla-La Mancha, Juan Camacho, anunció este miércoles en rueda de prensa que llevará el caso de la residencia privada Elder ante la Justicia por una «posible negligencia».

El representante del Gobierno trasladó durante su comparecencia, recogida por Europa Press, que en la residencia han fallecido 15 ancianos y se ha practicado la prueba del coronavirus a 60. El resto de residentes, 91, se encontraban bien el miércoles por la tarde.

El responsable de Salud del Ejecutivo castellanomanchego, en relación con la denuncia de desatención trasladada por el director al no dotarlo de ningún personal médico afirmó que «yo mismo contacto personalmente con el director gerente de esta residencia y me transmite una situación compleja en la que me dice que no hay equipos de protección individual. Es una empresa de titularidad privada, y la responsabilidad de dotar a trabajadores y residentes recae sobre ellos».