Xavier García Albiol vuelve a ostentar el bastón de alcalde de Badalona, la cuarta ciudad de Cataluña. Las desconfianzas y enfrentamientos personales entre los dirigentes de la izquierda de su ciudad impidieron un pacto entre el PSC y la CUP que Albiol ve claramente instigado desde la dirección de los socialistas catalanes. Y su ciudad le ha recibido con una pelea multitudinaria en el barrio de la Salut, como si estuviera esperándolo para poner a prueba su promesa de «limpiar Badalona». Albiol, fiel a su estilo, ha sido el primero en denunciarlo y apunta que no piensa «cerrar los ojos» a esta realidad. Tampoco se arrugará, asegura, ante las amenazas de las juventes de la CUP, que prometen ruido en las calles en su contra.

Pregunta .- ¿Cómo sienta ser el alcalde de nuevo?

Respuesta.- Una sensación muy bonita después de cinco años ganando las elecciones pero apartado de la alcaldía por culpa de un pacto entre los perdedores. Es una sensación muy agradable, sobre todo cuando ves la reacción de los vecinos en la calle, que están muy contentos.

P.- La reacción en las redes de sus oponentes ha sido tremenda.

R.- Sí, pero la reacción en la calle es espectacular. Personas de todo tipo expresando su satisfacción y su deseo de que Badalona pueda arrancar de una vez. Es la muestra más evidente de que en esta ciudad existía un sentimiento de hartazgo sobre lo que estaban provocando los partidos independentistas.

En esta ciudad existía un sentimiento de hartazgo sobre lo que estaban provocando los partidos independentistas»

P.- Ayer tarde tuvo lugar una pelea multitudinaria en el barrio de La Salut de Badalona, ¿es muestra de una crisis profunda o un hecho puntual?

R.- Lamentablemente es una escena que se repite más de lo deseable en algunas zonas de Badalona, aunque no con esta magnitud, porque la de ayer tarde fue muy importante en número de implicados. En algunas zonas de Badalona hay vecinos que tienen miedo de salir a la calle. Esto obliga a tomar las medidas más adecuadas para corregir una situación de deterioro en algunas zonas en las que la inseguridad se ha convertido en el principal problema para unos vecinos que viven una situación inadmisible. Por eso, igual que en 2011, tengo muy claro que esta será una de mis prioridades como alcalde.

P.- Si esta inseguridad es fruto de los años de gobierno de la CUP, ¿por qué no se ha corregido desde que los socialistas ocuparon la alcaldía con su apoyo?

R.- Porque no le han prestado atención ni han tenido interés en priorizar las políticas de seguridad. La gestión del PSC ha sido tan deficitaria como la de la CUP, por eso Badalona está como está en estos momentos.

P.- No es habitual que un alcalde denuncie peleas en su ciudad en las redes sociales como ha hecho usted. ¿Esa sinceridad es fruto de que acaba de llegar al cargo?

R.- Esta sinceridad responde a que soy un alcalde que no cierro los ojos a la realidad ni escondo los problemas. Tenemos una situación grave en algunas zonas de Badalona y la quiero afrontar a pecho descubierto y poniendo en evidencia la existencia de esos problemas. Si lo que intentamos es disimular o tapar estas situaciones quien acaba perdiendo son los vecinos porque no se toman las medidas adecuadas.

No cierro los ojos a la realidad. Tenemos una situación grave en algunas zonas y la quiero afrontar a pecho descubierto»

P.– Cuando habla en estos términos le llaman populista.

R.- Me llamarán lo que quieran, pero la realidad es que cuando fui alcalde los delitos en Badalona disminuyeron y los vecinos quedaron muy contentos. Fruto de ello es que a las siguientes elecciones me votó más gente.

P.- ¿Le preocupan las amenazas de La Forja -juventudes de la CUP- que ya ha anunciado su intención de llevar la oposición a la calle?

R.- No me preocupa. Pero demuestra el clima político de algunos que han estado al frente de Badalona. Este grupo son las juventudes de la CUP, que ha gobernado Badalona durante tres años, y esto sí me preocupa. Y me entristece enormemente que el PSC haya estado negociando la alcaldía con personas que actúan de esta manera.

P.- ¿Buscará el apoyo del PSC a la hora de aprobar presupuestos o estos grandes proyectos? ¿Será su socio prioritario pese a la experiencia del último año?

R.- Tengo la voluntad de hablar con todos los partidos. Del mismo modo que en política nacional no nos entenderíamos con ninguno de ellos, a la hora de plantear lo que necesita Badalona, y más en un contexto como el actual, podemos ser capaces de coincidir. Tuve una breve conversación con cada uno de ellos a la salida del pleno y creo que están en una buena actitud. Sí es cierto que primero tienen que ser capaces de resolver la crisis interna que están sufriendo cada uno de estos partidos por los movimientos llevados a cabo en los últimos meses y años. Han acabado poniendo al descubierto una relación de conspiraciones e infidelidades políticas que han acabado siendo evidentes.

P.- En el caso del PSC, ¿se puede recuperar la confianza con el partido con el que pactó la moción de censura a Sabater la anterior legislatura y que ahora se volvió a aliar con ella para acceder a la alcaldía? ¿Es más fácil recuperar esa confianza sin el anterior alcalde, Alex Pastor?

R.- No creo que el problema fuera exclusivamente el exalcalde. Tenemos que intentar recuperar esa confianza, pero pasito a pasito. Ellos han de demostrar, como el resto de partidos, responsabilidad, y a partir de ahí establecer vías de colaboración es positivo. No contemplo, no veo factible que el PSC o cualquier otro partido pudiese entrar en el gobierno esta legislatura, pero sí veo muy posible llegar a acuerdos de gobernabilidad.

Es evidente que fue Miquel Iceta quien dio la directriz de repartirse la alcaldía»

P.- ¿Cree que Miquel Iceta estaba tras la oferta de pacto a Dolors Sabater un día antes de la investidura?

R.- Es evidente que fue Miquel Iceta quien dio la directriz de repartirse la alcaldía. A partir de aquí, es un movimiento que no entiendo desde el PSC, porque gestionar de forma compartida la alcaldía con la CUP no hubiese aportado nada bueno a la ciudad de Badalona y electoralmente hubiese significado un gran desgaste para el partido socialista. Por tanto, no entiendo ese movimiento.

P.- ¿Qué opinión le merece el tuit de Ada Colau en el que proponía una moción de censura en su contra apenas unas horas después de su investidura?

R.- A diferencia de otros alcaldes de otras formaciones políticas que me han felicitado, Colau debe estar muy ociosa, debe tener muy poco trabajo, para dedicarse a incordiar en un municipio que no es el suyo. Le recomendaría que se dedique a la ciudad de Barcelona que suficiente trabajo tiene.

Colau debe estar muy ociosa para dedicarse a incordiar en un municipio que no es el suyo»

P.- ¿Cuál será su prioridad, más allá de afrontar la crisis económica que nos dejará el coronavirus, y que será prioritario para todas las administraciones?

R.- A parte de la que señala, tengo tres grandes objetivos. Recuperar el nombre y la credibilidad de Badalona, muy castigada por los sucesos que se han vivido en los últimos meses en la ciudad. El segundo, llevar a cabo una acción de gobierno que ya empecé en mi anterior mandato, de vertebración territorial de la ciudad; hoy en Badalona hay vecinos que sienten que están viviendo en barrios de segunda. E intentar situar a Badalona como un referente no solo en el área metropolitana sino en el conjunto de Cataluña.

P.- Uno de sus grandes éxitos en el mandato de 2011 fue la recuperación del frente marítimo de Badalona, un proyecto que quedó a medias, sin el proyectado canal desde el puerto deportivo.

R.- Uno de mis objetivos pasa por finalizar el canal, que estamos en condiciones de que sea una realidad en dos años, así como la prolongación de las obras del paseo marítimo. Con la Generalitat nos tenemos que poner de acuerdo, y creo que lo lograremos, en estudiar la viabilidad de soterrar la C-31 a su paso por el centro de Badalona. Tenemos tres grandes proyectos que se pueden avanzar en los próximos meses.