Política Crisis del coronavirus

Fernández Vara como Rajoy: apela a la "mayoría silenciosa" para minimizar las protestas

Cree que la nueva prórroga estará vinculada a decisiones "más compartidas" con las Comunidades Autónomas sin distinciones entre territorios

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. EP

Guillermo Fernández Vara, presidente de la Junta de Extremadura y del Consejo de Política Territorial del PSOE, que se ha reunido hoy telemáticamente, ha apelado a un argumento que usaba de forma reiterada el ex presidente Mariano Rajoy, el de la «mayoría silenciosa». A ese argumento se ha aferrado al ser interrogado sobre las manifestaciones, cada vez más numerosas, en contra del Gobierno, que arrancaron en el barrio de Salamanca de Madrid.

Tras defender la libertad de expresión, ha dicho, que, no obstante, «es una contradicción que estemos confinado y luego rompamos ese ratito para manifestarnos». Pero ha continuación, ha objetado que la manifestación «más numerosa es la de la mayoría silenciosa, la que no hace ruido, pero contribuye y colabora. No está en esas manifestaciones, y son de unos y otros partidos y saben que estamos en uno de los momentos más difíciles de nuestra vida e intentar que no muera más gente», aunque ha admitido que se preocupan en la medida en que expresan «malestar».

Fernández Vara ha descrito una cita de unanimidades -«apoyo cerrado», ha dicho- en torno a la gestión que el Gobierno de coalición ha hecho de la pandemia. «Esto no va de ganadores y de perdedores. Si alguien cree eso, está absolutamente despistado», ha dicho el extremeño en una comparecencia pública. Ese apoyo cerrado se traduce en el respaldo de los barones socialistas al decreto del estado de alarma, a las medidas económicas tomadas por el ejecutivo de Pedro Sánchez y en su llamamiento a la unidad.»La gente nos dice hacer el favor de poneos de acuerdo. No es un capricho, es una necesidad en estos tiempos. Hay una parte importantísima de la ciudadanía que no lo va a entender», ha afirmado el presidente del ejecutivo extremeño.

Califica de «artificial» la polémica en torno a la compoisición de la comisión de expertos dado que «cada comunidad sabe perfectamente el nombre del experto que nos toca con el que intercambiamos información, hablamos. Ni están escondidos. Están negociando, la coorgobernanza está funcionando y todos los gobiernos hablan con el gobierno de España», pero «la decisión final corresponde al mando único», en alusión al Ejecutivo central.

Decisiones más compartidas

En este sentido admite que «se puede ir avanzando para que algunas decisiones puedan ser más compartida». De hecho, muchos cambios «se han incorporado porque se las hemos pedido las comunidades», pero rechaza cualquier trato especial a ninguna Comunidad, en respuesta a la negociación con ERC. Toda decisión, ha agregado, debe tomarse «de manera compartida con armonía y criterio de uniformidad que nace del sentido común».

Precisamente, Sánchez les ha trasladado que ésta será la última prórroga del estado de alarma marcada por un periodo en que las decisiones serán compartidas como Comunidades autónomas y ayuntamientos. No obstante, dependerá de si consigue los apoyos de Ciudadanos, formación de la que el extremeño ha destacado «su humanidad» por encima de las críticas políticas.

Fernández Vara ha recordado cómo su Comunidad, con mucha menos renta per cápita que Madrid, ayudó a esta Comunidad con respiradores. «Aquí no hay mejores ni peores, aquí hemos trabajado todos como jabatos y estoy deseando que Madrid pase de fase», ha subrayado en respuesta a las duras críticas de Adriana Lastra y de Rafael Simancas al gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Admite que puede tener todo tipo de diferencias ideológicas «pero ahora todo el mundo debe echar una mano. Tenemos la obligación ética y moral de ayudar». Muy distinto a lo que ha hecho su compañero de partido y miembro del Gobierno José Luis Ábalos.

En cuanto al reparto del nuevo fondo de 16.000 millones de euros a las comunidades, ha insistido en su criterio de impacto de la pandemia. Así se lo trasladó a Pedro Sánchez en el primer día, esto es, «que no nos pondremos de acuerdo pero que la decisión que se tome sea justa».

El Consejo de Política Territorial del PSOE, en el que se sientan todos los barones territoriales del partido sean presidentes autonómicos o no, llevaba nada menos que dos años sin convocarse, lo que da una idea del escaso peso y valor que Sánchez da a un órgano en el que se sientan los críticos, pocos, que todavía tiene. El último en dejar de ver sus diferencias y que no se distingue precisamente por ser del sector más contestatario, fue el valenciano Ximo Puig a cuenta del pase de la Comunidad a la Fase 1. También el aragonés, Javier Lamban, cuestionó la gestión del Gobierno en la crisis del coronavirus.

«El PSOE no es una orden religiosa. Uno tiene posición y opinión», ha defendido Fernández Vara, que niega que esta no se trata de un carrera, no hay que tener prisa. «Todo lo que no sea que en septiembre estemos mejor que en junio, será una mala noticia. Por lo tanto no hay que correr».

Comentar ()