La portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Adriana Lastra, ha intentado calmar los ánimos con la polémica sobre el acuerdo con Podemos y Bildu defendiendo que «no se puede hacer una derogación íntegra de la reforma laboral» y que, en ningún momento han hablado de «eliminar de un plumazo» su totalidad.

«Si alguien se ha sentido contrariado, no era nuestra intención», afirmaba Lastra, que ha insistido en que el pacto «no era otra cosa que lo acordado en el acuerdo de investidura» y que «estamos sorprendidos por las interpretaciones» que se han dado, según ella, al pacto con la izquierda abertzale.

Sin embargo, en la versión original del documento suscrito por PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu se lee con claridad en su punto primero no sólo que «las fuerzas políticas que suscriben este acuerdo se comprometen a derogar de manera íntegra la Reforma Laboral del año 2012», sino que lo harán «antes de la finalización de las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno en materia económica y laboral derivadas de la crisis» del Covid-19, sin dar lugar a equívoco.

Loader Loading…
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

Si no rectifica, la «nota aclaratoria» de Ferraz sí viene a «anular» literalmente el punto número uno del anterior documento, lo que han censurado tanto en Bildu como en Unidas Podemos. El propio Otegi ha hecho un llamamiento al PSOE a cumplir con la «literalidad» del pacto. «Este es el acuerdo, no hay otro, y se cumple en su integridad», sostenía el secretario general de la formación proetarra, mientras enseñaba el documento original firmado por las tres fuerzas políticas.

La portavoz socialista ha reconocido además en una entrevista para Al Rojo Vivo que Moncloa estaba al corriente de los contactos con Bildu «en base al acuerdo de investidura», y que el acuerdo se fraguó a espaldas del PNV y de Ciudadanos, si bien ha negado que hubiese intenciones de «ocultación» -contradice la versión dada por el dirigente de Bildu, Oskar Matute, quien aclaró que fue el PSOE quien pidió que no se hiciese público hasta después de la votación en el Congreso- y ha responsabilizado de «hablar con otras fuerzas políticas» a PP y Vox por votar en contra de la prórroga del estado de alarma.

Ha sostenido la diputada y firmante del acuerdo que no es viable una derogación completa de la reforma laboral del PP, porque implicaría «dejar en blanco el BOE» y dejar atrás cuestiones como la formación profesional o el teletrabajo que no tiene sentido retirar. «Sólo hemos quitado todas las reformas lesivas contra los trabajadores», justificaba.

La parlamentaria ha insistido además que el PSOE no ha rectificado, sino que sólo ha aclarado el contenido del acuerdo. «La nota aclaratoria no es una rectificación, es una nota aclaratoria». La afirmación, no obstante, contradice lo defendido horas antes por su compañero de filas, José Luis Ábalos. En una entrevista para Onda Cero, el ministro de Transportes instaba a las fuerzas políticas firmantes a rubricar una «rectificación» del documento original que, de momento, no cuenta con el aval ni de Pablo Iglesias ni de Arnaldo Otegi.