Política

Interior mantendrá en la cúpula a los dos tenientes generales que quedan en la Guardia Civil

Díaz Alcantud y Galán Toledo no han comunicado tampoco su intención de dimitir hasta el momento / El Consejo de Ministros aprobará este viernes los ascensos de Pablo Salas y Félix Blázquez para que puedan asumir los nuevos cargos

El ministro Grande-Marlaska, flanqueado por María Gámez y el director de la Policía Nacional.

El ministro Grande-Marlaska, flanqueado por María Gámez y el director de la Policía Nacional. EP

La remodelación de la cúpula de la Guardia Civil impulsada esta semana por el ministro Grande-Marlaska no alcanzará a los otros dos tenientes generales que ocupan actualmente jefaturas de mandos: Francisco Díaz Alcantud y Rafael Galán Toledo. Ni éstos han comunicado su intención de dimitir ni el Ministerio se ha planteado su destitución, según han confirmado a este diario fuentes cercanas a Interior.

De los cuatro tenientes generales que había hasta ahora, dos no seguirán en puestos de primera línea. Laurentino Ceña presentó el pasado martes su dimisión irrevocable como Director Adjunto Operativo (DAO) en respuesta a la destitución fulminante de Diego Pérez de los Cobos como jefe de la Comandancia de Madrid y anticipó su retirada. Y Fernando Santafé ha dejado de ser Jefe del Mando de Operaciones –número tres en la estructura del Cuerpo- este jueves, cuando se ha publicado su cese en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Él también era crítico con la destitución del coronel murciano.

Salvo que sean ellos los que tomen la iniciativa y pidan un nuevo destino, la Dirección General de la Guardia Civil sigue contando con los tenientes generales Díaz Alcantud y Galán Toledo. Éstos no pasarán a la situación de reserva hasta el primer trimestre de 2022, cuando cumplirán los 65 años.

Francisco Díaz Alcantud ejerce como jefe del Mando de Personal desde agosto de 2018, cinco meses después de ser ascendido al empleo de teniente general. Por su parte, Rafael Galán Toledo lleva escasos cuatro meses como Jefe del Mando de Apoyo (Madrid): su nombramiento se publicó en el BOE el pasado 22 de enero, si bien tiene efectos administrativos desde ocho días antes.

La reestructuración en la cúpula de la Guardia Civil promovida por Grande-Marlaska ha encontrado una ampliación contestación en el Cuerpo, que le reprocha que haya ignorado el escalafón -norma no escrita pero tradicionalmente respetada- a la hora de cubrir tanto la Dirección Adjunta Operativa como la Jefatura del Mando de Operaciones. Son los dos puestos uniformados más importantes en la estructura orgánica.

Nuevo organigrama

Así, el titular de Interior ha optado por promover al empleo de teniente general a dos generales de división para desempeñar dichos cargos. El riojano Pablo Salas, hasta ahora máximo responsable del Servicio de Información, se convertirá en el número dos del Instituto Armado en sustitución de Ceña, mientras que Félix Blázquez dejará la Autoridad Nacional de Coordinación de las actuaciones para hacer frente a la inmigración irregular en la zona del Estrecho de Gibraltar, mar de Alborán y ayudas adyacentes para convertirse en el nuevo jefe del Mando de Operaciones tras la defenestración de Santafé.

Las fuentes consultas dan por seguro que en el orden del día del Consejo de Ministros extraordinario que se celebra este viernes figurará entre los asuntos a aprobar los ascensos a teniente general de Salas y Blázquez, requisito indispensable para que el titular de Interior le pueda encomendar las nuevas responsabilidades.

El departamento que dirige Grande-Marlaska mantiene que los cambios que se han anunciado esta semana obedecen a un «proceso natural de sustitución de equipos» con los que tanto el número dos de Interior, Rafael Pérez, como la directora general de la Guardia Civil tratan de rodearse de las personas de su máxima confianza.

Este argumento choca con el hecho de que aún no hayan sido anunciados los mandos que se harán cargo tanto de la Jefatura del Servicio de Información -una vez sea nombrado DAO Pablo Salas- como de la Comandancia de Madrid, responsabilidad que ocupaba Diego Pérez de los Cobos desde que en marzo de 2018 cesó como director del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad.

El desencadenante de la destitución de Pérez de los Cobos ha sido su negativa a informar a sus superiores sobre las pesquisas que subordinados suyos, en funciones de Policía Judicial, realizan en el marco de la instrucción sobre el 8-M. Interior desvincula el cese de esta investigación judicial.

Te puede interesar

Comentar ()