El ex presidente del gobierno español Felipe González ha dicho que «Venezuela no solo es una tragedia nacional para los venezolanos, es un tumor que se expande por la democracia latinoamericana». González ha sido el primer invitado del foro online Hacia un nuevo relato democrático en América Latina, en el que también ha participado el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

Ha asegurado Felipe González, profundo conocedor de la realidad latinoamericana, que el régimen chavista sabe que «con Maduro no van a ninguna parte y que su futuro depende de que se vaya… Han destruido las libertades, la institucionalidad que crearon, la economía, han provocado un éxodo bíblico y han llevado al país a ser un Estado fallido. Y ahora además azotado por la pandemia sin aparato sanitario. Han aniquilado todos los servicios del país y toda la industria».

González, cuya posición sobre Venezuela está en las antípodas de uno de sus sucesores, José Luis Rodríguez Zapatero, cercano al chavismo, ha recordado cómo «Maduro se sostiene sobre los sables, y no sobre todos. Muchos no están dispuestos a deshonrar su servicio al país por apoyar a un tirano. Y lo apoya el régimen cubano y Putin». Pero aún así no es sostenible y muchos dirigentes chavistas saben que «su futuro depende de que Maduro se vaya».

No todas las Fuerzas Armadas están con el régimen. Hay miedo y terror. Cuba dirige la inteligencia militar. Es un régimen militar con un títere a la cabeza», dice González

Sobre las Fuerzas Armadas venezolanas, González ha remarcado que no solo existe la cúpula militar. «El Foro Penal de Venezuela da cuenta de los militares que están presos. No todas las Fuerzas Armadas están con el régimen. Hay un descontento importante de la población. La institución no está al servicio del gobierno, sino del país. Pero hay miedo, hay terror a las represalias. La comunidad internacional no sabe que ha habido muchas torturas. Y hay una inteligencia militar que dirige Cuba, que se dedica especialmente a las Fuerzas Armadas. Es un régimen militar con un títere a la cabeza».

Cada país, una transición

El relato sobre la transición española como modelo choca con la peculiaridad de cada país. En Venezuela la oposición tiene toda la legitimidad, algo que no tuvo la oposición española hasta que no hubo elecciones.

«Tiene que haber un gobierno que encabece la transición, desde el reconocimiento de la Asamblea Nacional, que ha de excluir la Presidencia de Maduro. La única verdad que ha dicho Maduro es que nunca más convocará unas elecciones para perderlas. Al frente del poder ejecutivo, nunca aceptará unas elecciones limpias que lo lleven a la derrota. Eso lo saben dentro del régimen y en las filas del partido chavista», ha señalado el ex presidente González, quien ha reconocido que lleva 91 días confinado tras el estallido de la crisis del coronavirus.

La oposición democrática venezolana ganó las elecciones de 2015. El único órgano representativo de la libertad popular es la Asamblea Nacional. En España la transición fue fruto de un pacto constitucional», afirma González

González ha comparado la transición española con la venezolana en el foro que ha estado presentado por el canciller, Julio Borges, y que ha sido inaugurado por el embajador en España, Antonio Ecarri. «Hay un factor diferencial: la oposición democrática venezolana ganó ampliamente las elecciones de diciembre de 2015. El único órgano representativo de la libertad popular libremente expresada de acuerdo con la Constitución venezolana es la Asamblea Nacional. El régimen de Nicolás Maduro ha tratado de anular esa representación democrática. En España fue fruto de un pacto constitucional».

Y ha subrayado: «La oposición democrática es la única legitimación democrática de un poder del estado constitucional como es la Asamblea Nacional. El presidente Guaidó es presidente de la Asamblea, frente a Maduro que ha perdido la legitimidad, también de ejercicio. Ha llevado a Venezuela a un Estado fallido».

Ha destacado González la unidad de propósito de la oposición venezolana. En un giro histórico ha aludido a cómo nadie sabía cuándo iba a caer el Muro de Berlín. «Lo que sabemos es que el régimen es un cascarón vacío. No tiene ninguna legitimidad ni de origen, ni de ejercicio».

Diálogo con sentido

González ha recordado cómo desde diciembre de 2015 el gobierno de Maduro empieza «un proceso continuo de autogolpes. Anula la Asamblea Nacional. Todos los compromisos internacionales no pasan por la Asamblea Nacional. No controla el Banco Central. Y el Tribunal Supremo cambia».

No puede haber diálogo con presos políticos, con inhabilitados, o negando la Asamblea Nacional», señala Felipe González

De ahí que el diálogo sea imposible en las actuales circunstancias. «Si el diálogo es para recuperar la institucionalidad democrática, bienvenido sea. Si es para ganar tiempo, no servirá. No puede haber diálogo con presos políticos, con inhabilitados, o negando a la Asamblea Nacional».

Ha aludido González al diálogo que sostuvo con Adolfo Suárez. «Llegamos a una convergencia de propósitos para seguir dando pasos adelante. La voluntad de diálogo en la oposición y con algunos exponentes del chavismo que que quieren desprenderse de Maduro ha de estar abierto a las organizaciones sociales, empresariales, servicios públicos, para que haya un todos a uno la libertad como instrumento para recuperar socialmente el país. Para nosotros el fundamento fueron horas y horas de conversación».

Más compromiso de Europa

González ha aludido al importante papel de la comunidad internacional en el avance hacia la democracia en Venezuela. «La comunidad internacional ha de saber que los venezolanos han de resolver el problema. Pero el apoyo internacional es imprescindible. No soy partidario de intervenciones. La posición ha de mantener: firmeza de propósito, unidad de objetivo y saber que el régimen por dentro está dividido. Una buena parte del partido sabe que su futuro depende de que Maduro desaparezca».

La Unión Europea, y España ha procedido en consonancia, reconoce a Juan Guaidó como presidente encargado, a la par que aceptan de facto a Maduro. No basta con decir que son los venezolanos los que se tienen que poner de acuerdo internamente. Para lograrlo han de tener el mismo propósito y Maduro tiene credibiliad nula. Por eso pido a la Unión Europea que lo que decidió hace un año, considerando ilegítimo a Maduro, derive en consecuencias. Venezuela no solo es una tragedia nacional para los venezolanos, es un tumor que se expande por la democracia latinoamericana».

Si hubiera un cambio en la Administración de Estados Unidos, «en lo sustancial no cambiará nada en cuanto al propósito del país con Venezuela. Probablemente si no repite Trump ganaremos previsibilidad». Y ha destacado González: «La estrategia de la oposición venezolana ha de ser autónoma y clara, no como la del régimen de Maduro, que depende de Cuba».

Unidad frente al chavismo

«Es un momento muy complejo para Venezuela», ha reconocido el presidente encargado, Juan Guaidó, en este foro en el que han participado los embajadores acreditados en Venezuela, y todo su equipo de gobierno. Ha agradecido al ex presidente Felipe González cómo ha trabajado para denunciar la situación en Venezuela y para que sea posible la libertad en el país.

No podemos pecar de cortoplacismo y renunciar a la ética. Creo que hoy Venezuela puede construir un espacio en democracia», señala el presidente encargado, Juan Guaidó

«¿Qué define el éxito o fracaso de la lucha política?», se ha planteado Juan Guaidó. «No podemos pecar de cortoplacismo y renunciar a la ética. Cada mártir venezolano, cada preso político, cada exiliado, tiene su peso en esos 20 años de lucha. Creo firmemente que hoy Venezuela puede construir un espacio definitivo en democracia. Hoy es posible. Somos nosotros y nuestros amigos una avanzada hacia la libertad», ha añadido el presidente encargado, quien ha reconocido que en esta batalla también se han cometido errores.

Juan Guaidó también se ha referido a la transición española, y ha evocado cómo esa unidad de la oposición al régimen franquista fue clave, como lo es en el caso venezolano.

En conclusión, el único mensaje que ha lanzado Felipe González al pueblo venezolano es: resistir. «El pueblo venezolano es muy bravo. Sabe que ha de resistir. La gente está exasperada. Muchos se fueron y tienen derecho a volver. Llegará la libertad y la justicia social. Y quiero recordar a los chavistas Hugo Chávez que ganó elecciones, no todas, pero el pueblo venezolano votó al chavismo. Franco no lo permitió. En Venezuela ha habido un arma de destrucción masiva, que ha sido el engaño de la revolución bolivariana. Pero la gente ya está de vuelta. Y ahora aspira a recuperar su país. Pido a los venezolanos que, a pesar de las dificultades, tengan ánimo y resistan».