El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, ha dicho que la postura de su formación en el Congreso es «responsable» para «no obstaculizar» al Gobierno, pero a la vez sin «sostenerlo» y «testando lo que va haciendo».

«Unas veces colaboraremos y otras seremos oposición. Podemos decir que en algunos sentidos sí que ha hecho algo y en otros muy poquito. En este momento está tonteando con Ciudadanos», ha dicho Otegi en una charla que ha ofrecido este sábado en el centro Tabakalera de San Sebastián, según informa EFE.

El dirigente independentista entiende que el Ejecutivo del PSOE y Podemos «tiene algunas connotaciones, al menos estético-políticas, dignas de consideración», aunque ha insistido en que España es «un Estado fallido», que «tiene una tendencia natural a buscar en la represión la solución a sus problemas».

«Lo que hay en el Estado, a pesar de que hay un Gobierno que puede parecernos que dulcifica la situación, es una tendencia estructural a la contrarreforma, a hacer un Estado más autoritario. Si repasamos los últimos acontecimientos, lo que está ocurriendo en la Guardia Civil, en la judicatura, los medios de comunicación y en una oposición a la venezolana que se manifiesta todos los días, buena pinta no tiene», ha subrayado.

Otegi considera que Euskadi necesita abordar una «segunda transformación» y que una «nueva generación», «una comunidad soberanista de izquierdas», «vuelva a echarse el país sobre las espaldas como en los años 60» para «variar el rumbo» ante un modelo «con síntomas de agotamiento».

Ha recalcado que, no obstante, «lo primero hay que hacer» en este momento de crisis es «levantarse» y para eso EH Bildu ha redactado un plan de emergencia, «un acierto» de la coalición abertzale, en el que propone afrontar con medidas «urgentes» las consecuencias de la covid-19.

«Pero en lugar de hacer eso, resulta que tenemos una campaña electoral», ha criticado el líder independentista, quien ha dicho que junto a la puesta en marcha de esas medidas, se debe optar por «otro rumbo» para no volver «a la casilla de salida», al inicio de la pandemia que llevó a la declaración del estado de alarma y a «un 155 encubierto».

«Los vascos tenemos un autogobierno flotante. Tardan 40 años en cumplir el Estatuto y en un minuto te quedas sin nada. ¿Cómo nos vamos a proteger si no contamos con las herramientas necesarias? No son relaciones construidas sobre la igualdad, sino sobre la supeditación y la sumisión», ha destacado. EFE