España | País Vasco | Política

Casado advierte de que votar al PNV es "apuntalar durante años" a Sánchez e Iglesias

Pablo Casado, presidente del PP, junto a Carlos Iturgaiz, candidato de la coalición PP+Cs, hoy en Vitoria.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha regresado hoy a Euskadi en la que está siendo una intensa campaña de apoyo al candidato de la coalición PP+Cs, Carlos Iturgaiz y que habrá sumado en las dos últimas semanas hasta cinco viajes del líder popular al País Vasco. Hoy ha vuelto a respaldar al aspirante a lehendakari en un acto en Vitoria, a quien volverá a apoyar el domingo en el primer acto conjunto de Casado y Arrimadas en la Casa de Juntas de Gernika.

Casado ha pedido el voto para Iturgaiz dirigiéndose a los ciudadanos vascos «descontentos» con Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, a los que les ha asegurado que «votar al PNV es apuntalar durante años» a ambos dirigentes del Gobierno. Ha subrayado que fue «el PNV de Urkullu» el que facilitó que Sánchez accediera al Gobierno y lo gestionara como lo está haciendo.

Ha señalado que Urkullu «tendrá muy difícil explicar» la política económica que está impulsando el Ejecutivo en una situación como la actual, en la que no se está apoyando ni a las empresas ni a los trabajadores, «un cuarto de millón de ellos, inmersos en ERTEs siguen sin cobrar cuatro meses después». Casado ha defendido la experiencia de Iturgaiz y su conocimiento de la realidad vasca como la mejora alternativa al PNV.

El dirigente del PP ha reclamado la necesidad de bajar impuestos, apoyar más al tejido industrial y reforzar la formación como vías necesarias que el Gobierno está descuidando. Ha denunciado la actitud con la que tanto el PSOE como Unidas Podemos están abordando la comisión de reconstrucción de la España postCovid-19. Para el presidente del PP «aún hay tiempo» para alcanzar amplios acuerdos pero para ello será necesario un cambio de actitud por parte de las formaciones que respaldan a Sánchez.

«Sectarismo ideológico»

Ha reconocido que la situacion más favorable se da en materia sanitaria, donde la disposición a un gran acuerdo parece cerca. La distancia es mucho mayor en lo relativo a la «reconstrucción social». Casado ha cuestionado el «sectarismo ideológico» con el que se han planteado algunas de las medidas, como la de dejar fuera a la educación concertada del plan de 2.000 millones de euros destinado a preparar el sistema educativo para su vuelta a la actividad docente previa adaptación a las medidas de seguridad.

Para Casado, limitar las ayudas únicamente a la educación pública supone «un ataque a la libertad» de los padres y madres y en especial en sociedades como la vasca, donde el 50% de las familias optan por esta modalidad educativa.

El tercer apartado que se negocia en la comisión de reconstrucción es el económico y empresarial. En él el presidente del PP ha reclamado a Sánchez medidas esenciales como la bajada de impuestos y de los costes laborales para las empresas, además de una nueva política fiscal que alivie la situación de las empresas. De no hacerlo, se agravarán aún más «esos brotes verdes» que se ha precipitado a anunciar el Gobierno y tanto el INE como la OCDE «les han echado un jarro de agua fría»: «Pedimos menos triunfalismo, esto suena a los anteriores brotes de la anterior crisis», ha asegurado.

«Tritura la economía y el empleo»

En este punto se ha referido a la posibilidad que tiene el Gobierno vasco de recurrir al Concierto Económico vasco que concede autonomía a las administraciones vascas para fijar una política tributaria propia, «Es sorprendente que con esos derechos forales el PNV no haya decidido bajar los impuestos».

El acto de apoyo a Iturgaiz ha tenido lugar en las instalaciones de la empresa química Zorelor, en Vitoria. Iturgaiz ha señalado que la coalición PP+Cs concurre a la cita del 12-J con planes claros para la reactivación de la economía y el empleo . Ha acusado al PNV y su candidato Urkullu de estar «triturando la economía y el empleo» y haberse unido al «tripartito letal» de Sánchez e Iglesias.

Comentar ()