España | País Vasco

Casado elige a Carlos Iturgaiz como candidato del PP y Cs en las elecciones del País Vasco

El líder del PP vasco lo ha hecho público a través de las redes pero sin desvelar si continuará al frente del partido en el País Vasco. Su designación vino precedida de cierta resistencia de Génova a apostar por él.

logo
Casado elige a Carlos Iturgaiz como candidato del PP y Cs en las elecciones del País Vasco

Carlos Iturgaiz, junto a Alfonso Alonso en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

Resumen:

Carlos Iturgaiz (Santurtzi, 1965) será el candidato de la coalición de PP y Ciudadanos en las elecciones del próximo 5 de abril en Euskadi. Pablo Casado propondrá su nombre este lunes al comité electoral del partido tras comunicar esta tarde a Alfonso Alonso que no sería el aspirante a lehendakari. Iturgaiz fue presidente del PP vasco entre 1996 y 2004 y posteriormente fue europarlamentario durante 15 años. Iturgaiz, bajo cuyo mandato (1996-2004) al frente del PP en el País Vasco la formación obtuvo sus mejores resultados -326.000 votos y 19 escaños en las autonómicas de 2001- había anunciado en abril pasado que abandonaba la política tras verse relegado al puesto número 17 de la lista al Parlamento Europeo de los puestos de salida.

El secretario general del PP, Teodoro García Ejea ha asegurado esta tarde que la decisión de retirar la candidatura de Alonso a lehendakari se ha adoptado «de mutuo acuerdo» en una reunión que el líder vasco ha mantenido hoy en Madrid con Casado y la cúpula del partido. García Egea ha agradecido a Alonso sus servicios, «le mandamos nuestro cariño y reconocimiento» pero ha apuntado que no son tiempos para «personalismos» sino para ver «más allá por el interés general» y de cara al futuro. Si bien ha evitado detallar cuáles han sido las diferencias irreconciliables mantenidas con Alonso, el número dos del PP ha apuntado que son tiempos para «renunciar a maximalismos».

Respecto a la elección de Iturgaiz, el PP considera que se trata de un valor seguro «e ilusionante» que conoce bien el País Vasco y que es un «referente moral» y concentra «los valores» que ahora requiere el proceso para reunificar el centroderecha. García Egea ha recordado que Iturgaiz llegó a convertir al PP en el segundo más votado de Euskadi y ha agradecido su disposición a dar el paso de relevar a Alonso como candidato a lehendakari. Ha destacado que el nuevo aspirante a lehendakari por la coalición ‘PP+Cs’ es «un referente del constitucionalismo en su máxima expresión». Subraya que se trata de un miembro del PP vasco con una larga trayectoria política, «trabajador, siempre al servicio del partido y que tiene «el acuerdo y el diálogo» como bandera: «Es una candidatura ganadora, ha señalado.

Desde que la dirección nacional del PP desbancara de los puestos de salida de las últimas elecciones europeas, Iturgaiz se había dejado ver con más asiduidad en diversos actos del PP en Euskadi. La última aparición del ya candidato a lehendakari, pendiente de la ratificación del comité electoral, se produjo el pasado jueves en Bilbao durante un acto con el expresidente del Gobierno, José María Aznar. En su intervención el expresidente del PP recordó los tiempos en los que con Iturgaiz al frente del partido en Euskadi se situó a la formación como líder de la oposición con 19 escaños, frente a los nueve que ostenta actualmente. En la conferencia de Aznar estuvieron presentes algunos representantes del pasado del PP vasco, como la expresidenta María San Gil, el exdelegado del Gobierno en Euskadi, Carlos Urquijo o la actual presidenta del PP en Vizcaya, Raquel González, perteneciente al sector crítico con Alonso.

A través de las redes sociales, Iturgaiz ha asegurado que regresa a la política «ilusionado con la propuesta de Pablo Casado». Ha recordado que el PP es «el referente en defender la libertad, la Constitución y a España en nuestra querida tierra vasca».

Iturgaiz comenzó como concejal en el Ayuntamiento de Bilbao y como Juntero en las Juntas Generales de Vizcaya. Durante una década, hasta 2004, fue parlamentario en la Cámara de Vitoria, para pasar después a ocupar, bajo el liderazgo de Esteban González Pons, parte del grupo del PP en la Cámara europea. En 2014 no fue reelegido pero la designación de Miguel Arias Cañete como comisario de Agricultura le permitió ocupar su lugar.

Iturgaiz relevó a Mayor Oreja al frente del PP vasco, con quien obtuvo los mejores resultados del PP en Euskadi, 326.000 votos y 19 escaños, en 2001

En 1993 accedió a la secretaría general del PP vasco, cargo que ostentó hasta 1996, cuando fue elegido presidente en sustitución de Jaime Mayor Oreja. Estuvo al frente del PP en un periodo especialmente convulso en Euskadi y en el que los enfrentamientos políticos entre formaciones nacionalistas y constitucionalistas marcó la política en Euskadi. Tras abandonar la presidencia del PP vasco le sustituyó en el mismo María San Gil.

Con Jaime Mayor Oreja como candidato logró que el PP se situará en el segundo lugar en el País Vasco. Nacido en Santurtzi en 1965, Iturgaiz, estuvo en el punto de mira de ETA hasta en dos ocasiones, una de ellas junto el resto de la dirección del PP vasco cuando ETA intentó hacer estallar una bomba en el cementerio de Zarauz durante un acto en enero de 2001 en recuerdo de José Ignacio Iruretagoyena, concejal popular asesinado por ETA en 1997. El fallo del mando a distancia que debía activar el explosivo impidió la tragedia.

Iturgaiz habla inglés y fue uno de los primeros presidentes del PP en Euskadi que habló euskera. Aficionado a la acordeón curso estudios como profesor de este instrumento.

Con Aznar

Poco antes de hacerse pública su candidatura, el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, había comunicado a través de las redes sociales que el presidente del partido, Pablo Casado, le ha trasladado esta tarde que no sería candidato a lehendakari en las elecciones del 5 de abril en Euskadi. El presidente regional del PP ha agradecido el apoyo de sus compañeros del PP vasco «que es y será siempre mi partido». El líder alavés evita referirse a su continuidad al frente de la formación, si bien la decisión comunicada hoy por Casado le sitúa en una posición muy delicada, prácticamente insostenible. El PP en el País Vasco ha convocado para mañana una junta directiva en la que tiene previsto abordar la crisis abierta con el proceso electoral y el acuerdo con Ciudadanos y quizá sea entonces cuando anuncie si continúa o definitivamente abandona la presidencia del PP en Euskadi a la que accedió en 2015 tras relevar a Arantza Quiroga.

De aspirar aún a continuar, Alonso debería hacerlo como líder de una formación que primero le designó candidato y después le retiró la confianza en esa designación y defendiendo en campaña electoral un acuerdo de coalición con Ciudadanos que ha calificado de «inasumible». Extremos todos ellos que hacen muy difícil su posición como presidente. Tras la cita de la junta directiva, a las 17.30 horas en Vitoria, está prevista la comparecencia de Alonso.

Fuentes conocedoras del proceso consultadas por ‘El Independiente’ aseguran que el desenlace de la retirada de la designación de Alonso se ha iniciado a lo largo de la mañana y ha sido por la tarde cuando se ha comunicado a Alonso la decisión adoptada por la dirección nacional del PP. En Génova barajaban este escenario como uno de los posibles y ante él incluso contemplaban varios posibles candidatos para sustituir a Alonso para encabezar la candidatura a las elecciones.

La comparecencia a las 11.00 horas de esta mañana de la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández, en Bilbao, instando a un «ajuste» del acuerdo con Ciudadanos para ajustarlo a «la realidad» de la política vasca ha sido interpretada en Génova como un nuevo paso y pulso por parte de Alonso para imponer su criterio. Las llamadas hechas por el PP vasco a modificar el acuerdo con Ciudadanos, después de que la dirección del PP insistiera en que se trataba de un pacto cerrado han supuesto un nuevo distanciamiento. En algunos sectores del PP se apunta a que en realidad lo que ha pretendido Alonso es dinamitar y hacer fracasar un acuerdo con Cs que la dirección nacional del PP considera importante en el proceso de reagrupamiento del centroderecha que quiere llevar a cabo.

En Génova contemplaban la posibilidad de que Alonso presentara su dimisión o incluso que renunciará a ser el candidato a lehendakari. Finalmente ha sido la propia dirección del partido la que ha tomado la decisión de retirar la designación de Alonso a lehendakari, que anunció el pasado 11 de febrero, y que en realidad el PP nacional nunca llegó a ver como su opción prioritaria. El retraso en su designación se interpretó como una evidente resistencia por parte de Génova que tuvo que hacer frente a la presión que desde el PP vasco llegaba subrayando a Alonso como la única opción posible.

Ya en el anuncio del acuerdo de coalición ‘PP+Cs’ hecho público el pasado viernes se evitó hacer referencia al mantenimiento de Alonso como candidato a lehendakari y se hablaba de que sería el PP quien lo decidiría en los próximos días.

Esta mañana la secretaria general de la formación en Euskadi, Amaya Fernández, había asegurado que Alonso cuenta con el apoyo «abrumador» del partido en el País Vasco. Fernández también había defendido que el acuerdo con Ciudadanos firmado el viernes en Génova, y al que no acudió Alonso, debería «ajustarse» para adecuarlo a la realidad política y social vasca. La dirección del PP ha insistido en las últimas horas que no modificaría el acuerdo alcanzado con la formación naranja. Junto a ello, la número dos del PP en el País Vasco, había señalado hoy que Alonso representaba como nadie el constitucionalismo, «es el mejor exponente».

Un pacto «inasumible»

Hasta ahora la dirección de la formación había insistido en que la decisión última de su futuro dependía del propio Alonso y de la posición que mantendría ante el acuerdo alcanzado el viernes y que poco antes el propio presidente del PP vasco calificó de «inasumible». La dirección de la formación ha reforzado los mensajes en aras a recordar que el proyecto del partido es global y que en él no caben apuestas personalistas sino de conjunto para recomponer en centroderecha español en una misma senda de unidad.

La renovación del partido tras la llegada de Casado ha sido importante, no así en Euskadi donde Alonso gran parte de su dirección, afín a Soraya Sáenz de Santamaría se ha mantenido y en algunos casos incluso se ha buscado su integración en órganos de dirección del partido. Sin embargo, la secuencia de las últimas horas es reflejo de la historia de los 17 meses vividos en el puente de relaciones entre Génova y el PP vasco. Distintos modos de entender la política, de concebir la unidad del centroderecha constitucionalista y de adecuar la política a la realidad. También de concebir el papel actual que se debe otorgar a la dura historia de lucha por la libertad del PP vasco de las últimas décadas. En las 24 horas previas a la firma del acuerdo ‘PP+Cs’ Casado y Alonso no hablaron, ni una llamada, ni un mensaje. Para entonces la zanja de la distancia ya se había cavado demasiado. La decisión del líder vasco de no acudir a la cita en Madrid, hecha la víspera de noche, fue la gota que colmó el vaso.

Los términos y proceso llevado a cabo con el pacto cerrado con Arrimadas, y en particular el desenlace conocido esta tarde, ponen en evidencia que Alonso no era precisamente el candidato más deseado por la dirección del partido. Con más tiempo y sin adelanto electoral por parte de Urkullu quizá el PP de Casado hubiera apostado desde el inicio por otro candidato.

Comentar ()