El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha reaparecido esta mañana -en una entrevista en Radio Nacional- tras varias semanas alejado de la opinión pública en medio del caso Dina -su ex asesora en el Parlamento europeo- en que se ve salpicado. Iglesias ha descartado dimitir si resultado imputado: «Pero qué es esto, qué es esto? ¿Cómo que no somos perjudicados?». Y ha señalado al culpable: la «cloaca mediática y policial» que, asegura, quiere dañar a Podemos desde hace años y actualmente persigue «sacarnos del Gobierno».

En Las Mañanas de RNE, Iglesias ha señalado que «a finales de 2015, a Dina Bousselham le roban el móvil, dos años después el contenido aparece en el ordenador del Villarejo», cuyo contenido pasa posteriormente a manos de «tipejos» como Eduardo Inda y otros periodistas de Interviú, El Mundo y El Confidencial, a quienes ha calificado varias veces durante la entrevista «tipejos» y «gentuza», como a los ex responsables policiales.

«No encontraron ningún delito y pretendieron conseguir un escándalo sexual por unas fotografías íntimas de unas chicas de veintipico años. Es una estructura policial y fundamentalmente mediática que se ha dedicado a mentir sobre Podemos, a acusarnos de todo tipo de delitos sin trascendencia». Igleisas cree que la trama tenía la intención de que «no llegáramos al Gobierno. Y ahora van en la dirección de tratar a sacarnos del Gobierno».

Iglesias ha denunciado «las barbaridades que han dicho de Podemos en estos últimos seis años». «Vamos a seguir combatiendo a los cloacas, en las que la mentira el arma política fundamental, algo enormemente peligroso».

«En ningún caso», ha asegurado el vicepresidente del Gobierno, se plantearía dimitir si resultado imputado por el juez Manuel García-Castellón, «por eso he recurrido la decisión». «¿Cómo que no somos perjudicados? ¿A quién ha perjudicado esa trama mafiosa de las mentiras? No se trata de atacar al periodismo, pero ¿quiénes son los perjudicados? Lo que intentan conseguir es que la cloaca se vaya de rositas, por eso hemos recurrido».

«No concibo esa posibilidad, pero qué es esto, qué es esto», ha remarcado Iglesias sobre una eventual dimisión. Confía en que el caso acabará en nada: «Va a ocurrir lo mismo que otras veces. Acusaciones gravísimas que terminan en ninguna parte. Se trata de crear un escándalo mediático: difama que algo queda. Y el peligro de verdad es que se vayan de rositas Villarejo, Inda, Fuentes Gago, Pino. Van a ser capaces de cualquier cosa».

«Me parecería muy positivo que se creara una comisión en el Congreso sobre las cloacas. Daré todas las explicaciones. Pero que vaya también Soraya Sáenz de Santamaría para ver si dio las órdenes a la policía patriótica, o Fernández Díaz, o Rajoy, que construyó la cloaca. Me parece bien que todo esto se fiscalice en el Congreso. Toda la transparencia, la semana que viene si quieren», ha declarado Iglesias.

Finalmente ha señalado que, sobre esta polémica, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, «no tiene la más mínima preocupación».

«¿Tiene su apoyo?», le ha preguntado el periodista de RNE. «Solo faltaría», ha respondido Iglesias.

El juez García-Castellón expulsó a Iglesias del procedimiento e investiga en la actualidad si el vicepresidente segundo del Gobierno pudo cometer delitos de descubrimiento de secretos y de daños informáticos por la manera en que manejó la tarjeta SIM de Bousselham.

Iglesias había desaparecido prácticamente de la primera línea política y mediática desde el giro del caso Dina. Pablo Iglesias había optado, hasta esta entrevista, por un perfil bajo, sin dejarse ver mucho ni ponerse a tiro de los periodistas.