El Ayuntamiento de Madrid pagó 39.920 euros por el miniconcierto de tres canciones que tocó Alejandro Sanz tocó por sorpresa el domingo en un puente de la M-30, tal y como ha adelantado El País. El cantante renunció a su caché, indicó un portavoz del Consistorio.

El Gobierno de la capital ha homenajeado a Sanz por su trayectoria profesional poniéndole el nombre de una de sus canciones, Corazón Partío, al puente de «su Moratalaz» -distrito en el que nació- con el nombre de una de sus canciones más míticas, en el que tocó las tres canciones, y este jueves con un contenido homenaje en la Caja de la Música de Cibeles.

José Luis Martínez-Almeida dijo de él que era un embajador «oficioso» de una capital que, tras el paso del Covid-19, «ha quedado tocada, pero no hundida». «El importe del contrato se corresponde a los costes de producción de la actuación musical de Alejandro Sanz», ha explicado un portavoz del Ayuntamiento a El País.