La empresaria alemana Corinna Larsen, que tuvo una relación sentimental durante años con el Rey emérito, afirmó durante un encuentro con el comisario jubilado e investigado, José Manuel Villarejo, que Juan Carlos I introdujo en España millones de euros en maletas desde países árabes, dinero no declarado en España, presuntamente, que habría ocultado en el palacio de la Zarzuela.

El encuentro, que tuvo lugar en octubre de 2016, fue grabado por Villarejo sin el consentimiento de la examante del emérito. Okdiario ha publicado la grabación de la conversación durante la cena en la que la empresaria afirmó que Juan Carlos I «toma el avión, va a los países árabes y vuelve en el avión con el efectivo. A veces vuelve con cinco millones en maletas. El dinero está en Zarzuela. Tiene una máquina de contar billetes, lo he visto con mis propios ojos. Yo no entiendo las operaciones que hacen peligrosísimas». La empresaria se refería a las operaciones para introducir en España los 64,8 millones de euros ingresados por el rey saudí Abdul Aziz Al Saud al Rey emérito en una cuenta suiza a nombre de la Fundación Lucum de la que él era el principal beneficiario.

Tanto la Fiscalía de Suiza como la Fiscalía del Tribunal Supremo investigan si ese dinero entregado por el rey de Arabia Saudí fue en respuesta a la mediación del emérito para que el país adjudicara un contrato de ampliación del AVE a la Meca a una unión de empresas españolas, con lo que podría haber incurrido en un presunto delito de blanqueo, o si se trató de un regalo, como sostienen los gestores del exjefe de Estado.

Corinna Larsen se extrañó durante la conversación de Villarejo de que Juan Carlos I no buscara a personas «más cualificadas» para mover el dinero y lo hiciera él mismo. También dijo que «el Emérito con un poco de dinero podía haber tenido una vida extraordinaria, sin problemas, pero como es tan… Descubrí que el dinero es su peor adicción».

A través del aeropuerto de Barajas

Según publica también El Confidencial, el dinero en efectivo no declarado en España del emérito, por lo que también podría haber incurrido en delitos fiscales, lo trajo en distintas ocasiones el abogado de su fundación Lucum Dante Canonica, investigado por el fiscal suizo Yves Bertossa por blanqueo agravado, por si actuó como su testaferro.

Según dicha información, el abogado del exjefe de Estado habría introducido cientos de miles de euros en España en maletas a través del aeropuerto madrileño de Barajas sin que saltara ninguna alarma.

La Fiscalía suiza maneja los extractos de las cuentas de la cuenta con reintegros de dinero líquido de más de 100.000 euros en algunas ocasiones que Canonica habría traído personalmente a España para llevarlos a Zarzuela.